martes, 30 de diciembre de 2008

¿Somos productivos?

El sábado estuve con un amigo científico que hace su doctorado en bioquímica en San Luis. Se casó hace un año y vive de su estudio, gracias a que ahora el gobierno se puso las pilas con el Conicet. Entre sus méritos es que acaba de descubrir un método para alertar a las manzanas que se pudren ("bostritis", me dijo), algo que según él genera unos 1.000 millones de euros al año en pérdidas sólo en Europa. Pronto publicará su descubrimiento y bueno, quizá venga un laboratorio gigante que registre ese invento, lo que significará un ingreso de dinero semejante al de la venta de un futbolista en el mercado europeo.

Todo ésto para concluir en una pregunta que se iba formulando a medida que conocía los pormenores de su vida: ¿los periodistas podemos tener la conciencia tranquila por trabajar en algo que genera producción y progreso, como lo hacen los científicos?

Es un cuestionamiento crítico a la profesión, pero también a cómo estamos encaminando este productos con un sinfin de contenidos como lo es un periódico online.

La primera respuesta no fue que "no se puede comparar dos cosas distintas" porque es esquivarle a la pregunta. Preferí ser sincero y decir que lo nuestro es un servicio como resultado de un producto que se "produce" con mucho trabajo. La segunda respuesta, entonces, es si esa "producción" que termina en un producto traducido en un servicio es "productivo para el país y para la humanidad".

La diversidad vuelve a ser la respuesta pero aquí entra en juego la ética.

Si nosotros fuéramos productivos entonces no tendríamos que vivir de la publicidad, sino que sólo de lo recaudado por el producto (diario digital, en este caso). La clave está en lo que nosotros ofrecemos: si consideramos que lo que ofrecemos hace bien a la humanidad, entonces estamos en un buen camino.

¿Las noticias policiales, los chismes del espectáculos, las noticias construidas en base de la curiosidad y los videos reproducidos de YouTube son productivos? La misma pregunta podría formularse a los actores y directores de teatro de la avenida Corrientes de Buenos Aires. Entonces puede ser que aquí exista en factor que un poco confunde al receptor de las noticias: el periodista en su rol de informador y autor de notas curiosas y ociosas. Recuerdo que una vez escribí un artículo en el que inventaba unas tribus urbanas y ésto generó una ola de adhesiones y rechazos por parte de los lectores. Allí entendí que ellos esperaban de un periodista solamente su rol "informador" porque el producto que hace productivo a quien lo genera es la información, el dato nuevo dado a conocer. Se me ocurre que plantear si el periodista digital es productivo significa en el fondo no reconocer las nuevas labores y funciones como tal. Ni siquiera a la profesión misma.

Entonces, si somos productivos, ¿los contenidos diversos de un diario digital pueden valer más de un millón de dólares, como seguramente le pagarán al amigo científico cuando venda su invento a un superlaboratorio que lo quiera patentar?

Es una pregunta absurda pero no está mal comentarlo porque igual suele aparecer en la cabeza de cada uno de nosotros. Seguramente ese científico -como muchos economistas que cada día toman decisiones clave- consultan secciones determinadas de diarios digitales para interiorizarse en una información que incidirá en una decisión "productiva". Pero supongamos que éste no es el caso de las mayorías.  Sí vale creer que un diario digital es un contenido que la gran mayoría escoge en lugar de libros para saber todo lo que pasa en el mundo. 

En este caso estaríamos llegando a la conclusión de que los diarios digitales que -además de entretener y brindar servicios- logra informar y a la vez educar a un receptor, contribuye a configurar el nivel cultural de un individuo, que cuando le toque decidir sobre cuestiones que incidan en la producción, cada texto de diarios digitales leídos a lo largo de su vida contribuirá a lo que es su visión del mundo, algo que en forma mínima o no incidirá en el proceso de la toma de una decisión.

Creo que un diario digital que se proponga educar sentirá en su conciencia la tranquilidad de saber que está "produciendo". En sí es una meta difícil porque este tipo de contenidos no son los más leídos. Aún el periodismo no inventó la fórmula para lograr que las noticias con buenos contenidos sean absolutamente leídas e interpretadas por los lectores (tampoco podemos cambiarle la cabeza a alguien que le faltó sus buenas horas de estudio). Pero vale saber en qué lugar sitúa uno el rol de su labor para decidir si hay que emparejar hacia arriba (para ser más productivos) o hacia abajo.


sábado, 20 de diciembre de 2008

Arde la competencia

Según Alexa.com, Compete.com, Google Trend y Dataopedia.com, todas webs que registran el impacto de los sitios en Internet y no tanto los datos precisos sobre visitas -la información que más nos interesa a todos- la cosa se puso linda en Mendoza, porque "señoras y señores" se acortó la brecha entre Los Andes Online, Mdzol y Diario UNO. Basta con ver la imagen con los gráficos. Allí notarán un tramo en que Mdz supera a Los Andes y otro donde UNO aventaja a Mdz (para ver mejor clickear la imagen).

Dataopedia es el que más datos analiza, ya que además de situar la web en un ranking según su impacto en Internet, también brinda datos adicionales, como la llegada de visitas al sitio debido a cómo esa web se relaciona con otras páginas dentro de la Red:


                              Los Andes Online                Mdz                       UNO
Google P. Rank                          6/10                5/10                        4/10
Ranking Alexa                        25.254            40.230                   158.515
USA: visitas únicas                   6.391              2.935                       4.754
Cuatro países más      ARG (1) - ESP (2)     ARG(1) - ESP(2)        ARG(1)-USA(2)
visitados                       USA (3) - CAN (4)     MEX(3)- VEN(4)        ESP(3)-MEX(4)
Ranking out of the
top one million most            207,830           391.648                  270.198
visited sites on the
Internet
Ranking en ARG                        292                  421                           971
Keywords                                       7                      5                               1
Number of unique pages 
viewed per user per day          4,75                 2,28                       2,07

Popularidad    
                           144 links from Wikipedia         19 links Wikipedia       4 links Wikipedia
                          7 bookmarks at Delicious
                                         1 results in Reddit         2 results in Reddit
        22 page references Yahoo Answers        8 page Yahoo Answers
                   10  noticias en Google News            5 Google News               1 Google News
                                                   3 a Twitter              10 Twitter
                                                                                  3 pages posted on Digg

Conclusiones:

a) Los Andes Online sigue mandando pero da la impresión de que a Mdz le falta muy poco. De este último sitio, Dataopedia extrajo un dato por demás curioso, que no pudo extraer de los dos periódicos:

Gustavo Comeglio
Registered through: 123tuweb.com
Domain Name: MDZOL.COM

b) Si UNO logra captar más visitas por cantidad de keywords, como tienen los otros dos, y por la categoría popularidad en Internet, en cualquier momento también puede superar a Mdz, a quien ahora aventajó en cantidad de lectores por días en EE UU. Igual en esto último sigue al frente Los Andes, quien al incluir a Canadá dentro de los cuatros países con mayor tráfico de visitas, se asegura de la mayor comunidad de mendocinos en el exterior (EEUU, Canadá y España, sobre todo). Sorprende la fuerte presencia de lectores de Mdz en Venezuela.

c) El esquema demuestra que no alcanza con una labor periodística para ser líder sino que hace falta un buen técnico informático o analista de sistema que logre dar en la tecla en lo que es inserción de noticias en Google News y su vínculo con Twitter, Digg, Menéame y otros. Posiblemente si los tres periódicos incluyeran más hipervínculos adentro de sus notas quizás mejorarían bastante la puntuación del Google Page Rank.

d) Si bien el 2009 será un año difícil, con recorte presupuestario y hasta despidos -todo por la especulación del miedo de esta crisis mundial aún inentendible para muchos -, también puede ser el gran año para el emparejamiento definitivo del periodismo digital mendocino. Tiene que ser así porque estos medios mendocinos en Internet no se sacan tantas diferencias como en el papel (sobre todo UNO y L.A.). Pero se deduce que el emparejamiento definitivo sucederá cuando todos los mendocinos conozcan bien los tres diarios digitales. Mientras no suceda así, el peso de los 125 años de Los Andes seguirá marcando diferencias.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Los Andes Online estrenó nuevo maquillaje


Como ocurre todos los años con los diarios digitales de mayor envergadura, Clarín y Los Andes Online, desde ayer, aparecen renovados aunque en ambos casos no se trata de un rediseño de fondo, como habitualmente lo hace el periódico digital más visitado del país, sino sólo de algunos retoques de diseño, como los son en ambos casos el avance del color blanco y la reducción de tipografías bold.

Lo que más se resalta en el periódico mendocino es el orden de la zona de los contenidos especiales, es decir, lo que va en la columna derecha: pasó del esquema de múltiples columnas breves a un bloque de una columna ancha o dos estrechas -como lo viene siendo desde hace mucho tiempo Clarín. De este modo las noticias enviadas por los lectores se hacen más visibles, por ejemplo.

En respuesta a diario UNO versión digital, el periódico mendocino de Clarín sumó "la vidriera", un espacio similar a lo que fue "Personajes" del UNO: dos notas pequeñas a protagonistas del mundo del espectáculos. También decidió extender "Tecno", el espacio con noticias de tecnologías, para convertirlo en una sección con contenidos propios, como lo tiene UNO digital desde su relanzamiento hace ya un año.

Un espacio visto desde la home como galería de fotonoticias es "otras noticias", un acierto desde el diseño porque se opta por el menor espacio y la imagen a cambio de todo el espacio que conlleva un título y bajada

Por último se anima a más con una sección llamada "participá" -que para ello habilitó un menú arriba del logo del diario, como lo hace El País de Madrid- donde incluye espacios para que los lectores envíen fotos de sus mascotas y de bebés recién nacidos.

Si bien no es mucho lo que aporta este nuevo look, bien vale por dos cosas: hacer énfasis en el orden y realizarlo en un momento en el que las empresas están despidiendo a empleados -algo que también incluye a los periódicos de Mendoza.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Clicks vs calidad de lectura

Algo de lo que muchas veces se habla en la Redacción es sobre la cantidad de clicks de una nota o de la misma página. El tema se convierte en debate cuando la cantidad de clicks ( veces en que un lector ingresó a ver una nota, como también las visitas únicas del sitio) se convierte en la única herramienta que comprueba que el sitio anda bien (por la cantidad de visitas que genera).

Calidad vs cantidad

Por lo que dice el subtítulo, parte de este debate tiene que ver con el definir nuevamente si queremos calidad o cantidad.  Y todo porque es difícil que un lector haga click en una nota muy buena pero que lleva tiempo leerla y porque es muy fácil que el mismo haga click en una nota que impacta solamente por el grado sensual de la foto, más que por el contenido que presenta.

No es fácil adentro de la Redacción plantear una solución a este tema porque cuando una nota "hueca" (para llamarlo así) se convierte en el artículo más leído uno lógicamente lo celebra, pero cuando encuentra otra nota, totalmente distinta y de mucha calidad, que también alcanza la cumbre de las más leídas, entonces la primera pregunta que se le viene a uno es "éste es el camino que tenemos que seguir".

Así, por ejemplo, hemos llegado a la conclusión de que una nota buena para que sea bien leída tiene que ser original, distinto, enfocado sobre un fenómeno del momento que refleje popularidad, con un título cuya única respuesta sea haciendo click y no en la bajada de la nota, que sea recordable esa noticia con el tiempo...

No es fácil. Diría que es casi imposible hacer notas así. Pero al menos anima a usar el ingenio para hacer periodismo, lo que no está mal.

Hay que rescatar algo positivo: ya se sabe cómo orientar una nota, tras conocer el diagnóstico citado en el otro párrafo. Esto no ocurre en la versión papel de un periódico, que sólo brinda señales de "visitas" de los lectores cuando en una fecha determinada vende muchos ejemplares, un dato que afecta a toda la edición y no a un artículo en forma particular.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Cómo salvarse de los contenidos vacíos

Últimamente en las misas de los domingos, con toda la razón del mundo, los curas cargan contra los medios de comunicación que difunden noticias vacías, superficiales y descargadas de significados. Todo apunta a ese miedo contemporáneo de dirigirse hacia la verdad, es decir, hacia lo que tiene algún sentido profundo que a uno le haga parar la pelota para saber si marcha o no marcha bien en la vida. En síntesis, demasiado consumo, demasiadas malas noticias de lo mismo y demasiadas ausencias de respuestas a los grandes problemas que el ser humano eligió vivir (porque no se le puede echar la culpa a Dios de ser víctima de un crimen, robo o accidente automovístico, por ejemplo, porque es consecuencia de un acto libre del ser humano).

Un esfuerzo para esquivar lo vacío

La verdad de todo este asunto es que al menos los medios gráficos y diarios digitales brindan la opción de elegir entre información hueca o información valiosa. La clave está en la ubicación de ese contenido.

Por ejemplo, Mdzol.com tiene una política muy clara: todo lo que va en la columna derecha es la información para reflexionar, la que busca profundizar la realidad. Una suerte de editorial extendida, como si fuera del estilo de diario europeo como lo fue el diario Perfil en sus primera etapa (que fracasó por ser demasiado reflexivo). En fin, más allá de las coincidencias o no con la línea editorial, todo lo que aparece en esa columna derecha se lo puede llamar información valiosa y con sentido, porque directamente apunta a ese sentido.

Diario UNO versión digital digamos que apunta hacia el otro extremo: coincidiendo completamente con lo que dicen los curas acerca de que la información chata y superflua es la que hoy manda, lo que hace este sitio es sacarle provecho al máximo con las noticias de espectáculo y chimento en la galería de imágenes superior del sitio, lugar que agrupa las noticias más leídas. Si no es Belén Francese, es Luciana Zalazar; si no es ésta última, será Pampita, pero la cuestión es que allí siempre están. Si bien todo esto corrobora lo que dice el cura, lo más importante es exigirle esfuerzo al lector "con valores" para que se dirija a las áreas con contenidos valiosos, como lo es en este caso abajo a la izquierda, en la sección A Fondo. Son unas ocho notas con contenidos locales y sobre todo, mundiales, que abarcan temas que contienen profunda investigación. Muchas veces también este diario digital ha publicado videos sobre campañas contra los accidentes viales o bulimia y anorexia, que no son otra cosa más que las campañas que permanentemente salen en la televisión abierta de Chile, España, Francia y Estados Unidos, por ejemplo. 

Los Andes Online, el aún más leído en Internet en Mendoza, no hace distinción entre información reflexiva y no reflexiva, lo que complica la búsqueda de información valiosa porque aparece todo mezclado.

Jornadaonline.com es una mezcla de los tres diarios analizados hasta el momento. Al igual que Mdz, las notas de análisis y reflexión lo tienen a la derecha, en un espacio mucho menor que el del sitio dirigido por Ricardo MOntacuto. Al igual que UNO carga con muchísima información de protagonistas irrelevantes y sin valores del espectáculo, pero en la parte inferior del sitio. En tanto, el cuerpo central del diario, al igual que Los Andes, mezcla lo relevante con lo irrelevante, lo que lo convierte en un sitio difícil para encontrar contenidos valiosos.

El Sol diario directamente no tiene una sección con contenidos valiosos (salvo las columnas humorísticas de Jorge Sosa) pero es más medido con la información de espectáculos.

Usos y gratificaciones, hoy más que nunca

Una de las tantas teorías de comunicación que apenas me acuerdo que estudiamos en la universidad fue la de Usos y Gratificaciones. Esto significa, dicho con pocas palabras, que la audiencia consume información de acuerdo a las necesidades de información que tiene y en cómo le gratifica la misma. En este caso, lo que la Iglesia debería aconsejar es que la sociedad consuma la información valiosa que aparezca en los medios, porque como ven las hay, y que le resten importancia a las que no son valiosas -cuando el administrador del sitio empieza a registrar bajas de lectores a esas notas automáticamente desaparecerán de Internet. Por otro lado, concurrir a librerías cristianas para comprar textos que ayuden a incorporar y trabajar el sentido de la vida en uno mismo, y de paso así, a reencauzar la información que consume de los medios.

martes, 25 de noviembre de 2008

¿Es bueno el periodista multiprocesadora?

Recuerdo el mensaje de una publicidad de la multiprocesadora Moulinex, que decía: pica, amasa, corta, bate y ... hace masa para pizza. Se me vino esa misma idea para definir el perfil del periodista online: busca información en los cables (pica) y videos (amasa), edita fotos con photoshop (corta), se va con la filmadora a la calle y se trae un video que él mismo edita (bate) y coordina los foros + hace las encuestas (y también masa para pizza). Así, uno se siente más adelantado que un colega convencional de la redacción (¿viste hermano? no alcanza con el Quark, sería bueno que vayas usando el Adobe Premier para videos y audios, así al menos incluimos tus grabaciones para fortalecer tus textos).

En un congreso sobre periodismo digital realizado en Bogotá apareció un hombre que desafió esta idea del periodista multiprocesadora: es Antonio Fernández (editor de El Nacional.com, de Venezuela). "El periodista que escribe la noticias, toma un video o un audio, edita sus fotografía, termina haciendo alguna tarea con poca calidad. Es preferible sincerar las capacidades de cada quien y determinar las posibilidades de avanzar en otros skills", sostiene.


video

¿Qué pros y contras proyecta este planteo?

Lo que se me ocurre decir no es nada nuevo y es lo siguiente:

- Sí o sí, el periodista que trabaja en un medio online tiene que ser mínimamente "multiprocesadora" (o sino quedará estancado en la pérdida de tiempo a la hora de tercerizar una edición de video u audio, por ejemplo).

- Es verdad que se necesita afinar la precisión, porque o sino se pone en riesgo el entusiasmo del lector por los contenidos multimedia o su buen gusto en la primicia de los últimos momentos.

- Nos podemos equivocar (como también se puede equivocar el lector en su respuesta interactiva) pero el lector y el periodista cumplen dos roles distintos y mucho más cuando se trata de reconstruir una marca periodística de mucha o escasa historia, a través de una alianza genuina entre los que dan y los que reciben contenidos.

- Lo más importante del periodista es su formación, experiencia y personalidad (Mariano Grondona y Joaquín Morales Solá, supongamos que por más buenos conocimientos multimedia que tengan, lo que más le llega a la gente no es esto último, sino más bien el mensaje que dejan). Eso no significa que se tengan que desentender completamente de las herramientas de trabajo del periodista multimedia.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

El edipo Moderador - lectores comentaristas


Desde hace un tiempo que en la Redacción estamos tratando de entender a los lectores en su rol como comentaristas de las notas publicadas. Es fácil compreder al lector a la hora de plantear la producción y publicación de un artículo de por sí comentable, pero lograr que te tire un comentario inteligente es una tarea (para mí) imposible.

El otro día me pasó algo absolutamente inentendible: abrí un blog para que sea escrito por los mismos lectores, llamado sencillamente "El Blog de los lectores" y uno de ellos me respondió con una amenaza de muerte hacia mi.

Inentendible, sobre todo cuando no existe la acción que justifica este tipo de reacción. Pero a la vez todo esto resulta ser un desafío a la comunicación. Lo que hay que lograr es que el lector entre a la nota a opinar y nada más. Si quiere chatear o divertirse un rato, que lo haga en otro lado. ¿Qué mensaje deja ésto de que los lectores hacen todo lo contrario a lo que uno le pide?

La psicología no es mi campo. Del complejo de edipo entiendo inclusive menos que vos. Pero la impresión que me deja es que definitivamente con los lectores hay una relación de amor y odio, porque aprovechan la herramienta de la interactividad para decir lo que en realidad quisieran decirle al psicólogo o al hincha de la popular del equipo visitante, en muchos casos tomando de chivo expiatorio al moderador, porque es quien le pone los límites. Le das una herramienta para que se manifieste "libre y democráticamente" y lo que automáticamente hace es convertir su mensaje en un suicidio, ya que termina obligando al moderador a que lo borre de la página (porque insulta, tipea algo inentendibles o simplemente no responde a la consigna de la nota). Entonces el lector se transforma en una persona perseguida que intenta zafar del "control supremo del orden". Allí se establece una distancia y al final, el adulto que en vez de comentar se dedica a chatear o a insultar, prefiere "portarse mal" hasta que aparece la sombra del moderador con los primeros mensajes censurados. ¿No se parece al comportamiento del argentino típico en los espacios públicos? (mientras no está la policía ensuciemos tranquilos, hagamos picadas en el Parque, rompamos todo, etc, tal cual la calle es mi casa... y si aparece el Policía entonces llamemos al abogado de las organizaciones de Derechos Humanos para que diga que todo el enchastre que hicimos fue "porque somos víctimas de la sociedad").

Este complejo de edipo lo único que logra es complejizar más la realidad. Lo primero que se me viene a la cabeza es la sumatoria de minutos perdidos por borrar comentarios indebidos del diario digital, un tiempo que podría aprovechar escribiendo artículos o generando nuevas ideas. Si proyectamos este diagnóstico en la vida real nos encontramos con otro diagnóstico casi semejante: la cantidad de tiempo que perdemos muchos argentinos cuidándonos de que no nos roben en casa o en la calle. La inseguridad en sí no es una labor productiva: no hace crecer al país.

Por último, puede pasar que exista una relación inversa entre los lectores de hoy respecto de los de antes: estos últimos siempre fueron más adelantados que los emisores, caso ejemplicado en los viejos diarios de papel, cuyos lectores activos nunca se dan a conocer y casi siempre han criticado la pasividad del medio emisor. Un ejemplo típico es el diario Los Andes. Ahora, con la prensa digital, ocurre todo lo contrario: ante el avance de Internet, con toda la imaginación que exige para entender lo que va sucediendo, los emisores (periodistas) se puede decir que están más adelantados que los lectores activos, algo que se comprueba con la falta de ingenio en las respuestas que el medio le propone a sus lectores.

Si el lector tiene que ver con el tipo de medio o calidad del mismo, no sé, porque me he encontrado con todo tipo de lectores. Lo que sí sucede es que por tratarse de un medio provincial, cuya meta es generar más audiencia día a día, uno asume el esfuerzo por intentar retener a ese lector que echa a perder todo lo que uno le propone. El esfuerzo consiste en buscarle la respuesta que ese lector está pidiendo, como podría ser un espacio para el chat. Pero a la vez hace falta ponerse en lugar del lector pasivo, ese que quizá nunca o casi nunca participe de algún espacio para comentarios, pero que sabemos que está de acuerdo con lo que siempre propongamos. Esto último constituye un tema difícil porque cualquier planteo que se haga estaremos siempre corriendo el riesgo de perder lectores "activos" (los que nos hacen enojar) o "pasivos" (los que nos siguen y entienden nuestras propuestas). En este caso, la gran meta es que el lector inteligente y pasivo se convierta en "activo", pero sabemos que no lo va a hacer si su comentario va a estar boicoteado por un vendaval de comentarios huecos.

lunes, 10 de noviembre de 2008

"En vivo", una carátula como recurso


Buscando estrategias para mejorar los últimos momentos del diario digital en el que trabajo me pareció interesante el recurso que utiliza Clarín en algunas de las últimas noticias que publica: se trata del uso del "en vivo". ¿Qué significa eso?

Si vemos la noticia que aparece en la imagen, de la edición de hoy a las 17.38 (el título es "Nadal no jugará la final y crecen las chances argentinas de ganar la Copa Davis" )   me aparece la siguiente duda: ¿realmente es en vivo? 

Esa noticia nosotros la publicamos cuando se dio a conocer (a las 14.30), entonces ¿qué hay de nuevo, viejo?

Claro, se me ocurre que lo nuevo consista en ir agregando los datos nuevos que vayan apareciendo (como la inclusión de Tony Robredo como reemplazante de Nadal, dato que no es exclusivo de Clarín, sino más bien de las agencias de noticias (yo lo vi en Reuters *1). Igualmente, más allá de que esa primicia esté apareciendo en varias agencias y luego sea reproducida en todos los medios, ¿realmente poner a una noticia online la carátula "en vivo" resulta creíble?

Lo veo como un recurso muy jugado. Quizá sirva para un minuto a minuto de un partido de fútbol, pero para una noticia policial o internacional, no sé. Porque la carátula en vivo tendría que ir cuando un diario digital realmente está informando las 24 horas en vivo, cosa que no se da siempre (como pasó en la noche en el que el Senado reprobó las retenciones móviles). Como no siempre es así, entonces utilizar esta carátula como recurso quizá sea válido para determinados momentos de los últimos momentos, pero no para todos los momentos en que transcurren los últimos momentos.

*1 Reuters lo publicó así "Tommy Robredo es su sustituto natural", dijo el presidente de la Real Federación Española de Tenis, Pedro Muñoz".  

martes, 4 de noviembre de 2008

¿Quiénes sacaron las fotos?

Mientras armo las notas de la sección Tecnologías me encuentro con la obligación de ilustrar ese artículo con una foto. Hace mucho, cuando trabajé para el papel en Los Andes y en La Nación, la búsqueda de la imagen era una tarea que empezaba y terminaba en el Archivo del diario. Y para ello generalmente tenías que contar con la ayuda del encargado del archivo para que pudiera hallar la imagen del político, de la ciudad o de la circunstancia del hecho que se estaba informando. Todo ésto podía llevarte hasta una hora, porque a veces el hombre del archivo se tomaba su siestita y volvía más tarde al diario, u cientas razones varias. El resultado final, sí -admitámoslo- era una buena imagen. Muchas veces el mismo fotógrafo terminaba resolviendo este problema. Una imagen hecha especialmente para la nota.

Ahora nos fuimos al otro extremo. Para los últimos momentos necesitamos muchas notas con sus respectivas imágenes. ¡Qué fácil: todo se resuelve con Google y Youtube! Es cuestión de saber elegir la palabra clave y lograr dar con la imagen que querés. Y eso sí, tener cuidado de que no se trata de una imagen de un diario o canal de televisión. Mejor si esa imagen sale de un blog, porque yo le atribuyo la fuente de esa imagen al blog. Hasta ahí todo bien.

Pero un día, sin querer, me encontré con una imagen propia en la primera tanda del resultado de búsquedas de imagen de Google. Allí me llegó el mensaje: ¿Cuántos blogeros -y también periodistas de medios digitales- usarán esta imagen? ¿Qué créditos van a usar? ¿En nombre de quién?

Sin darnos cuenta, muchos periodistas de medios digitales hacemos notas y notas con sus respectivas imágenes, tan bonitas que pareciera que muchos de nosotros somos los dueños de las mejores imágenes del mundo. Pero a la vez no sabemos quiénes son los dueños reales de esas imágenes. Algunas veces me he tomado el trabajo de hacer una persecución de una imagen a través de blogs, para finalmente dar con algún periódico que sea el punto de partida de esa imagen. Y me ha pasado de encontrarme que entre blog y blog esa imagen se filtró también en un medio periodístico.

Todo ésto es un tema de debate. Digamos que alguien abrió una ventana y todo el mundo echó sus fotografías por esa misma ventana. En fin, así es. Sin dudas que este fenómeno beneficia tanto a los medios como a los blogueros. Aunque si revisamos con la conciencia aparece éste mensaje: los usuarios van a reconocer al propietario de la imagen por la calidad del medio que lo publica. Si uno cree en un medio, entonces también cree en el grado auténtico de las imágenes que acompañan a ese medio periodístico. Por eso queda mal que un medio prestigioso coloque una imagen no muy bien trabajada, como también que un blog común y corriente extraiga y publique una imagen de un diario gigante como Clarín o El Mundo sin insertar un vínculo en esa imagen, que lo redireccione hacia la web de ese medio prestigioso. 

martes, 28 de octubre de 2008

Editor de investigación, un nuevo curro

Si nos ponemos a leer cualquier periódico online vamos a encontrar un montón de notas curiosas, gran parte extraídas de agencias de noticias. Esas informaciones quizá hace muchos años no tenía lugar en el periodismo porque los medios eran tan esquemáticos que sólo cabía la noticia con impacto político. Ahora cada vez hay más de “un estudio reveló que las mujeres que toman café se le reducen los pechos” y muchas cosas más. Este tipo de noticias curiosas y otras más han hecho algo no tan bueno para mí: equiparar la noticia construida totalmente en la calle, fruto de la investigación, con la noticia curiosa construida por una agencia o sitio alternativo. Así como antes habían periodistas de investigación, hoy lo que abundan son editores de investigación, es decir, sujetos que investigan todas las páginas web de donde sacar noticias curiosas.

¿Por qué pasa esto? Yo creo que hay dos razones: primero, porque es muy divertido hacerlo (y estamos seguros de que también divertirá al lector) y segundo, porque resulta más “productivo” publicar cinco notas que parecen investigaciones –ya que gran parte de ellas son estudios científicos- que una sola nota que requiere tiempo e investigación. Una nota de investigación te puede salvar la edición de un día en el papel. Pero en un diario digital, una nota de investigación no te salva nada, porque la dinámica misma la excluye de las posiciones más jerárquicas de la home cuando ya cumplió su tiempo de estadía en las zonas más vistas. De este modo se crea el vicio de buscar y buscar (investigar la Red) hasta encontrar el informe bien trabajado que haya hecho otro. Como Internet parece un mundo más real que la misma realidad –porque no existen tantas trabas para llegar a la noticia como lo es el mundo real- entonces todos los editores tenemos la tentación de salir a buscar la noticia construida allí afuera. 

martes, 21 de octubre de 2008

Rechazo al periodista multifacético

La semana última me pasó algo que me hizo recordar a Petinatto en sus tiempos en el Expreso Imaginario: en aquel entonces él era un periodista más, periodista al fin, y luego se dedicó a la música y más tarde, a desempeñar un rol de periodista-humorista. La gente lo aceptó. Lo prefiere así.

Esta introducción viene a ésto: se me vino a la cabeza el tema tribus urbana y en media hora escribí un listado con unas 20 tribus "truchas". Se publicó en el UNO Digital y pasó a convertirse en la nota más leída. Pero a la vez, en una nota con los comentarios más duros. ¿Qué decían? Básicamente, a pesar de que se les aclaró que la nota venía con tono humorístico, los lectores rechazaron a que el periodista se dedicara a otra cosa que es hacer humor. El mensaje que entendí es que "vos dedicate a informar y nada más".

- mabelmabel, 18-10-2008 22:01:47
"Realmente cualquier infradotado puede escribir en diario uno. la estupidez que demuestra el autor de esta nota es pavorosa. Y se hacen llamar periodistas y alguien le festeja estas estupideces dignas de un muchacho pavo de 13 años".

-zacarias, 17-10-2008 10:28:47
"Como se nota que no tienen tema para escribir una nota... Inventar esto como una humorada o porque quisiste ser original. Mas bien parece una suerte de segregacion y/o discriminacion para cierto tipo de gente. Si estos son periodistas, yo soy Einstein"

"¿Por qué tanta calentura si MinutoUno.com está acostumbrado a hacer este tipo de notas?", le pregunté al editor jefe del sitio. "Porque tiene el código Chiche", me respondió. En fin, mientras buscaba mil respuestas se me vinieron a la cabeza otras mil pregutnas, tales como "¿los mendocinos sólo queremos cháchara, glamour y humor sólo Made In BsAs?", "¿acaso no entienden que un diario digital no es sólo noticias, sino que mucho más que eso?", "¿los lectores mendocinos no están dispuestos a aceptar que un medio local puede jugar en Primera como lo hacen otros diarios, como LaTercera.cl y MinutoUno.com?", o...si las críticas dicen que "eso lo puede escribir cualquiera" entonces ¿por qué no mandás un mail con tu nota graciosa así lo publicamos, si eso es lo que esperamos de cualquier lector?" (perdonen estos lapsos de calentura. No es porque me hayan ofendido, sino más bien porque no entendieron los códigos de un diario digital, siendo ellos mismos lectores de otros periódicos online).

No es la idea de este blog el escribir así. Pero lo hago porque me interesa hallar una respuesta de fondo a la gran pregunta ¿cómo llegar al lector y ganar más audencia?, ¿cómo lograr que el lector participe más y nos envíen más fotos, videos, noticias suyas y otras yerbas (como humor)?, ¿realmente ellos saben cuál es nuestra propuesta de fondo? Ante esta última pregunta, la respuesta sería, tras leer los comentarios de esa nota: un 50% sí (sandra882, 17-10-2008 18:36:31: Che, q' barbaridad!!! asi somos los mendocinos, despiadadamente criticones, nada nos viene bien, siempre y cuando no lo hagamos nosotros. Es solamente un joven con imaginacion y sentido del humor.) y un 50% no. 

Aquí se viene otra pregunta: ¿por qué una mitad entendió y la otra mitad, no? ¿pasaría lo mismo si fuéramos un diario porteño? (estoy seguro de que no).

Puede que la parte de la respuesta esté en nuestras manos y la parte de la respuesta, en el psicólogo. Se trataría de un diagnóstico que afecta, por ejemplo, a los mendocinos que aún no terminan de aceptar que tienen un equipo de fútbol jugando en Primera División (me refiero a gobierno y empresarios, por ejemplo, porque no han puesto muchos mangos que digamos en el Tomba).

En síntesis, yo tengo una hipótesis: los mendocinos (o muchos provincianos) preferimos -en todo orden de cosas- jugar el Argentino A o el Nacional B (en lo referido a comunicación y periódicos digitales) que en Primera A. En fin, se trata de un planteo interesante y muy de los diarios digitales regionales.

Enlace de la nota

martes, 14 de octubre de 2008

Los Andes choreó a UNO


Anoche, a las 22.51 publiqué en los últimos momentos una noticia que había escrito el periodista de UNO en San Rafael, Javier Martín, para la edición impresa. Dos horas más tarde esa misma noticia ya salía en Internet en la misma edición impresa.

Hace un rato (son las 17.50 del martes), el periodista Mariano Pistone me comentó que hoy Los Andes prácticamente "copió y pegó" ese artículo en su web.

Los Andes, en vez de citar a UNO, citó al diario de San Rafael. Lean y saquen sus conclusiones.

Lamentablemente estas cosas pasan aquí en Mendoza.  

viernes, 10 de octubre de 2008

¿Publico o no publico?


Anoche, en la Redacción uno de los periodistas que hace los últimos momentos se estaba enterando de que el mendocino Reveco encabeza el ranking de la AMB. Entonces se hizo la pregunta que encabeza este post. Finalmente no lo publicó. Y no es que se lo prohibieron antes. Es que no es común que ante una primicia que va a llevar el papel venga un editor o jefe de noticias del papel a decirte “eso por ahora no sale en Internet”. Se trata de una decisión en donde se mezcla la ética periodística y empresarial. Un poco complicado, se podría decir.

Alguien que se animó

Ayer me comentaba Nacho Castro que existe un diario digital, no sé en qué lugar del mundo, que directamente publica los contenidos de la edición impresa en los últimos momentos del día anterior a su publicación, es decir, hace su cierre de página simultáneamente en el papel y en el online (como decimos aquí). ¿Para qué? Por dos razones: sabiendo que los diarios digitales tienen un pico de visitas durante las mañanas y una baja considerable en la tarde/noche, si se publica la edición impresa en la tarde/noche del día anterior a su publicación seguramente aumentará el volumen de lectores durante esas horas, lo cual no está mal. Por otra parte, la idea es que esto sirva para que ese lector sepa de antemano qué saldrá al día siguiente, en la edición impresa, para comprarlo (o para no comprarlo). Sin dudas que se trata de un experimento. Aquí en Argentina esto se vería como un suicidio periodístico. A lo sumo, el límite del riesgo lo está fijando en estos momentos el diario Crítica de Lanatta: el proceso de armado de las páginas de la edición impresa se visualiza en Internet, pero sin mostrar todo el contenido de la nota. Se trata de tentar un poco.

Miedos

¿Qué pasa si publicábamos la primicia del boxeador mendocino? Ahí nomás lo sacan Mdzol, Los Andes, El Sol, Jornada y hasta el Olé de Clarín. Se pierde la primicia. Pero se ganaba, eso creo yo, un pequeño bocado de prestigio a la parte informativa del diario digital porque ¿qué sucede si la audiencia empieza a digerir la idea de que un periódico sabe más de lo que dice pero prefiere decirlo después? Puede que pase. Pero convengamos que poner en riesgo una primicia significa un riesgo extremo cuando existe una versión impresa de un periódico. Y en el fondo sucede muy a menudo porque una redacción numerosa generalmente trabaja y produce primicias.

Otros casos

También pasa cuando sabés que el hecho sucedió pero no tanto cómo sucedió. Una vez me tocó editar el último momento a la noche y me entero de que habían robado anestesia en el hospital Central. Entro a Mdzol.com (en esa época aún no nos cortaban el filtro para ver su página) veo un título que decía que ese hospital se había quedado sin anestesia. Agarré el teléfono (no sabés lo difícil que es aguantar esos momentos en que te querés publicar todo) y averigüé algo: la policía estaba investigando. Al rato me entero de que en realidad sólo se habían robado la anestesia sólo en uno de sus quirófanos. Entonces, ¿realmente el Central se había quedado sin anestesia? 

Es bueno hablar aquí de las sensaciones falsas: una de ellas es el sentir que estás publicando la verdad, pero un poquitito tarde (porque el delincuente que se robó la anestesia no fue considerado en avisarme lo que estaba haciendo mientras cometía ese delito). 

La sensación falsa de frustración de publicar después de que sucedió el hecho es un mal que aqueja a los periodistas que hacen los últimos momentos. Ya no alcanza para decir las cosas apenas sucedieron: si no te anticipás, no sirve, hasta el punto de contar las cosas antes de que sucedan. ¿Se podrían imaginar un diario digital que diga “esta noche, a las 23, un delincuente asesinará a un vendedor ambulante en la Cuarta Sección?”. Seguramente nos sentiremos Superman porque lograremos captar la atención de todos y porque también, de paso, lograremos evitar ese hecho.

Cuesta parar la pelota. Es una característica del oficio que aún tenemos que aprender a dominarlo. En estos casos, el periodista que conoce y aplica algo de ética cuenta con una mínima ventaja respecto del resto. 

martes, 7 de octubre de 2008

Vosopinas.com: 2.0 Made in Anywhere


Ver algo nuevo en comunicación es gratificante. A veces son cosas tan simples que uno se pregunta ¿cómo no nos dimos cuenta de algo tan obvio? En realidad se trata de una perfecta combinación de dos elementos no tan fáciles de concretar a la hora de ejecutar un proyecto: diseño gráfico óptimo y limpio + óptimo concepto de comunicación. De eso se trata Vos Opinas.com

2.0 al máximo

Sin dudas que tras echar una primera mirada a esa web esta pregunta se cae sola: ¿se puede lograr más interactividad en un producto periodístico que la que muestra este sitio? 

Un creativo te va a decir que sí,  seguramente. Pero más del 90% le tomará mucho tiempo pensar en una respuesta. Quizá se trate sólo de la fascinación de la primera impresión, algo que se empieza a desgastar con el conocimiento día a día del sitio.

Para empezar, se trata de un diario digital que publica las noticias de actualidad más comentadas (o que pueden llegar a derivar en muchos comentarios) más históricos temas de debate (como aborto) presentado en forma de noticia de actualidad. El diseño ayuda mucho a que estos dos tipos de contenidos parezcan uno solo: así logra preconfigurar en el sistema operativo del lector que se trata de un periódico para opinar y no tanto para enterarse de la actualidad. Aprobado este primer objetivo hay que ver hasta qué punto un lector se puede interesar en un sitio que no le aportará nada nuevo para enterarse. Seguramente, por tratarse de algo "dospuntocero-dependiente" si los mismos lectores no logran convertir esta propuesta en una página interesante (que justifique la visita de alguien que sólo quiere saber un poco más de la realidad)  entonces todo el esfuerzo habrá sido en vano.

¿Quién lo hace?

Esa es la gran pregunta. Imagen Tres es quien aporta los contenidos. Pareciera que la intención es que sea un diario 100 por ciento del lector, pero la primera piedra es lanzada por los editores: hay temas de portada y hay temas controvertidos de debate, que con el sólo hecho de presentarse como tal ya implica un mínimo grado de subjetividad. Dicho con otras palabras, digamos que no queda muy bien ( y genera incomodo) la ausencia de una voz editorial, así sea para un periódico que pretende posicionarse bien y que no está hecho por un blogger apasionado, sino más bien por un grupo de trabajo que consumió demasiadas neuronas para este proyecto. Recuerdo cuando salió MdZol.com, en agosto del año pasado, que en los primeros días costaba mucho saber quién estaba detrás de ésto hasta que se hizo conocido que era una iniciativa del empresario Terranova. Aquí pasa algo igual: el periódico parece tener una "mano invisible" de Mendoza pero apunta al mercado porteño y nacional. La gran pregunta es si Imagen Tres está bajando a tierra un concepto e idea editorial solicitada en un brief o si directamente son ellos los autores intelectuales de vosopinas.com


¿De qué le sirven a los diarios digitales?

Bastante. Cualquier periódico online que vea este sitio empezará a plantear cuestiones como el agregar votos positivos o negativos a los comentarios de las noticias o el multiplicar la cantidad de encuestas online ya no desde un diseño de formulario sino a partir de módulos en flash. 

Es un sitio que aporta muchas ideas, seguramente porque detrás de todo esto hay un cerebro que interpreta muy bien las ciencias de la información y el momento de los diarios digitales en el país (y sobre todo, en Mendoza), ya que en lo que respecta al mercado local parece ser un sitio que se estaba necesitando y que la audiencia, sin demandar, estaba demandándolo.

miércoles, 1 de octubre de 2008

El conflicto de las notas relacionadas


En una reunión, la Redacción analizó el uso de las notas relacionadas en los últimos momentos. Es todo un tema porque la idea final es que la nota colgada sea leída y entendida en sentido íntegro, por lo tanto la nota relacionada sirve para contar la historia de esa noticia desde que se generó el conflicto que lo llevó a ser noticia o bien, desde una perspectiva histórica que explique por qué ese hecho ahora es noticia. El caso más reciente fue el de la crisis de Wall Street ocurrida esta semana: si no explicás esa noticia con una cronología, por más que todo el mundo hable de ese tema, la noticia quedará con sabor a poco si no se le incluye una nota relacionada.

Pero a la vez, la nota relacionada es una tentación porque es lo que le da valor agregado a una primicia. Por ejemplo, si la caída del Nasdaq y del Dow Jones fue a las 15.00, seguramente empezarán a llover noticias sobre las caídas de las bolsas de San Pablo, México, Buenos Aires y otros.
Al igual que en los últimos momentos, las notas relacionadas creo yo que merecen ser regidas por una normativa que sobre todo limite sus excesos sin dejar que la noticia se brinde en forma completa.

Muchas veces me pasó que puse una nota relacionada que en realidad estaba tocando "de cerca" aspectos de la nota principal. Allí me di cuenta de que en realidad hay que hacer el esfuerzo de ir completando la noticia principal con elementos de las noticias relacionadas.

Por ejemplo, a las 17.00 puedo poner una noticia relacionada diciendo que el Merval cerró con casi 10 puntos en baja. Entonces lo que se va a percibir es que el derrumbe de Wall Street trajo como consecuencias, entre otras cosas, la caída de la Bolsa porteña. ¿Acaso no conviene rehacer esa noticia, del modo que parezca un relato que cuente el significado de esa noticia a lo largo del día y no sólo desde el momento en que se produjo? Esto significa -para este ejemplo- mantener el título que informa el derrumbe de Wall Street, pero introducir en la bajada la caída del Merval, del modo que la noticia principal se vea más completa e íntegra: así, vista por alguien que prende la computadora por primera vez en el día, da la impresión de que el sitio que presente la noticia principal más completa va a ser la noticia "más informada".

Es verdad que las noticias relacionadas sirven para dar una sensación de actualización permanente, pero en el fondo creo yo que deberían apuntar sólo a contextualizar la noticia principal; en este caso, mediante una cronología de los hechos que se desencadenan en la noticia principal y también metiendo una infografía móvil o un análisis de un economista u otro referente especializado en el tema, pero no más de eso.

En síntesis, por un lado la noticia principal más las noticias que contribuyen a la actualización de la principal, que en el ejemplo del caso Wall Street debería ser los efectos que causó esa caída. Y como relacionada sólo dos artículos: uno que explique el hecho desde el punto de vista cronológico y segundo, un análisis especializado. Luego, como tercer elemento, se puede sumar una infografía o un audio. Pero no más que eso.

Al fin y al cabo, si se trata de un último momento fechado a las 18 hs, para una noticia principal que arrancó a las 15 tiene que ser el último momento sucedido a las 15 ("Lunes negro en Wall Street") más el recorrido de esa noticia desde las 15 hasta las 18 ("El lunes negro en Wall Street produjo el derrumbe del Merval y otras bolsas de la región"). Por ahí está la cosa, creo yo.

jueves, 25 de septiembre de 2008

S.O. S.: se cayó el sistema

Una constante de este trabajo es cuando el programa administrador de contenidos se cuelga o directamente se cae Internet. Es como frenar de golpe una Ferrari que va a 300 kilómetros por hora ante una pregunta que no tiene respuesta: ¿y ahora qué hacemos? Esto último porque Internet se convierte en la principal fuente de información, del modo que casi el 100 por ciento de la producción depende de lo que está en la Red. Imaginate lo que es, entonces, laburar a mil y de repente encontrate con que no podés laburar más.

El caso más extremo lo viví en Los Andes Online. Recuerdo que una vez no sólo se cayó el sistema sino que también se perdió gran parte de todo el material publicado en un día. No quedó otra que dejar pasar tres días para hacer una imagen de las carpetas locales publicadas para volver a enviarlas al servidor (en ese momento estaba en Córdoba, cuando ese diario trabajaba con un servidor y medio).

También muchas veces pasa que estás trabajando de lo más bien y de repente abrís el navegador para ver cómo marcha lo publicado y te encontrás con que aparece la mitad de la página, solamente. Naturalmente, lo primero que te sale de adentro es decir que estuviste trabajando al pedo.

Los técnicos, una relación que hay que saberla llevar

Pasa que cuando se cae Internet (que generalmente es por ratos) o el programa administrador de contenidos no funciona hay que llamar al técnico para que lo arregle.

Mi experiencia en los dos diarios digitales de Mendoza indica que hay que llevarse bien los técnicos, que son personas que muy difícilmente vean las cosas de igual manera que en la redacción. Ante todo por las siguientes razones:

1)      No sienten la urgencia de publicación de los periodistas

2)      Si es posible intentarán echarte la culpa a vos, lo que genera más impotencia (lamentablemente en esto último muchas veces aciertan)

3)      Si no se les avisa que es un caso de urgencia, son capaces de anotar el pedido en un papelito y arreglarlo recién cuando a ellos les parezca oportuno

4)      Si te tocó llamarlos un sábado, domingo o viernes después de las 20 horas…sonaste.

Cuando hice el curso de DBA Oracle en la UTN de Mendoza compartí experiencia con técnicos. Realmente ellos son científicos, por lo que no es prudente intentar apurarlo. No sirve. Además, son personas que manejan otro nivel de crítica y de cuestionamientos que el periodista, por lo tanto sus planteos muchas veces nos caerá mail y otras veces resultará inútil que nos entiendan. Hay que respetarlos y valorarlos, y en lo posible, explicarle con detalle y letra chica el problema que afecta a Internet o al programa administrador de contenidos del diario digital.

El Plan B, la única salida

Últimamente, cada vez que Internet no permite hacer bien el trabajo, aprovecho esos minutos libre de publicar para leer lo que ya publiqué hasta ese momento (casi siempre me encuentro con errores ortográficos, de tipeo o de mala composición sintáctica) o me anticipo para hacer algunas tareas que no dependan de Internet, como la elaboración de posibles temas para las encuestas online o inclusive, para la lectura con más detalle de la edición impresa, que siempre debemos tener sobre nuestro escritorio.

martes, 16 de septiembre de 2008

Publicar, publicar, publicar y publicar

El sábado llegué a la Redacción pasadas las 9.30. Durante todo el día busqué, seleccioné, edité y publiqué cables, como lo es siempre. El día terminó a las 0.20 del domingo. Mi máquina mental seguía funcionando...porque no sentí la finalización del trabajo.

No estoy seguro de que sea adicción al trabajo (aunque muchos pueden afirmar que sí).  Si fuese adicción al trabajo seguramente lo que habría hecho es dar vueltas y mil vueltas a algo de lo que ya hice para anticiparme a lo que vendrá después. Se trata de vivir hoy el mañana en el trabajo. Con esta perspectiva se entiende que sí es adicción al trabajo.

Aquí es distinto. En el periodismo digital, ésto se puede explicar así: vos estás en la playa viendo cómo llega el agua a la playa. Empezás bien por la mañana y te encomiendan contar las veces que el agua del mar llegó a la costa. Y arrancás con esa labor. Cuando llegue a la noche podrás estar seguro de que te la pasaste todo el día contando, pero antes de irte a tu casa seguramente te vas a tentar con mirar un poco hacia arriba, para detectar cuántas olas se están produciendo para terminar en la playa. Te vas a tu casa y sabés que el agua sigue llegando. Y así será por siempre.

El agua que llega es la información que constantemente produce la realidad (el mar). Mientras más olas (información) contemos, más completo va a ser el periódico. Nuestro deseo es que los lectores sólo se nutran de la información que nosotros contamos. Puede pasar que echemos un vistazo a otro diario digital y nos encontremos con que nos olvidamos de contar algunas olas, y nos agarra intranquilidad. Y no sólo contamos las olas que ya llegaron, sino que también esas olas que ya llegaron pero que nos olvidamos de registrar en nuestras anotaciones.

Es extraño, pero podés estar más de doce horas trabajando, que al final del día te vas a quedar con gusto a poco. Porque Internet más un equipo de trabajo siempre te va a proveer más, más, más y mas información.

Y luego de una jornada muy extensa y que pasó volando llegués a tu casa sin sueño: recién tu cuerpo te va a pasar la factura al día siguiente, cuando se haya dado cuenta, después de muchas horas, de que dejaste de contar las olas que llegan a la playa.

Es bueno parar e intentar dominar esa sensación falsa, de vacío, que intenta decirnos que tenemos que seguir contando las olas por siempre -o hasta que te venga a buscar tu mujer o una ambulancia.



viernes, 12 de septiembre de 2008

Editor o diseñador, o las dos cosas

Cada programa que administra contenidos para un diario digital tiene su particularidad en cuanto a modo en que publica fotos y textos, capacidades en los tipos de contenidos, y estructura para publicar más rápido. Lo que sí advierto que muchos tienen en común es que te llevan a desviarte de la labor principal de un editor, que es la de darle el puntapié final a los artículos de último momento (rehacer títulos y bajadas que coincidan con las líneas de títulos establecidas, más sumar algunas notas relacionadas cuando sean necesarias, principalmente). ¿En qué se desvía la atención? En esa labor que cada vez que uno lo hace siente el temblor de la impotencia de estar perdiendo tiempo: el ajuste de los contenidos a publicar en la home, una tarea que es mucho más de diseñador gráfico que de periodista.

Claro, los diarios digitales vienen prediseñados. Los diseñadores gráficos sólo pueden ocupar un lugar si se vuelcan a las tareas multimedia para hacer especiales en flash con infografías o edición de fotografías y videos, aunque claro, ésto no es así en todos los ámbitos sino que sólo en donde yo he pasado. En fin, lo que quería decir es que el diseño gráfico del diario digital termina siendo tarea exclusiva del editor del momento, lo que en muchas ocasiones genera esa sensación de impotencia de querer "publicar ya, porque ya terminó el partido del Tomba y ya debería estar en la home" (para citar un caso), que sobre todo se agrava cuando la máquina se pone lenta o se cae el sistema, o la caché de datos se sobrepasa, por lo que hay que hacer una maniobra de programador para poder generar un espacio en la fibra óptica que permita la rápida salida de las notas publicadas al servidor en la Red. 

Son momentos de tensión que se repiten cada vez que queremos publicar. Con el paso del tiempo se convierte en una manía que sin dudas genera desgaste. ¿Cuál es la solución? Aún no se me ocurre otra más que seguir disfrutando de este trabajo y quizá sí, empezar a trabajar una conducta prudente y equilibrada, para no dejarse llevar por la paranoia del "publique ya". 

También se puede pensar en algo que hace todo el mundo a la hora de tomar decisiones: hacer un plan B, plan C...hasta plan Z. Por ejemplo, si el partido del Tomba con Velez termina a las 18, entonces ir cargando una imagen cuando termine el primer tiempo, preparar un título estimativo para ser publicado a las 18, al menos, unos veinte minutos antes; ir armando las notas relacionadas que sean necesarias para reforzar esa nota que va a ser la principal del diario cuando se realice la publicación a las 18, intentar no publicar nada al menos en los quince minutos previos a que finalice el partido, para evitar que la caché de datos se llene al cuete.

En fin, no es más que apretar el freno, pensar un poco, levantar la vista y empezar a desconcentrar el nudo de lo que va a ser la publicación de las 18.



jueves, 11 de septiembre de 2008

¿El iPhone es al teléfono de línea lo que el diario digital es al papel?

¿Qué planteos me hago en la Redacción a la hora de definir mejor el diario digital? Anteriormente escribí que un diario digital es los contenidos de último momento más los contenidos que uno desea leer, que va desde los servicios hasta historias de vida en el que uno se siente identificado, como son los blogs. Ya sabemos que es muy amplio esto último, pero ¿a qué se parece concretamente? Sin dudas que un celular de última tecnología, es decir, a un buen iPhone. Porque al final no tenés el teléfono sólo para hacer llamadas telefónicas, sino también para sacar fotos, escuchar radio y música, navegar, sacar fotos, ver videos, y así sucesivamente.

Aunque con el tiempo los diarios impresos fueron adaptándose a los nuevos usos, como lo fueron las publicaciones de enciclopedias de Mendoza y las revistas domingueras, el diario impreso siempre va a ser información y un poco más, lo que por cierto es muy bueno. Pero un diario digital, como los son hoy, no cumplen la primordial función de informar, sino también el de ser una herramienta para convertir monedas, ubicarse en el mapa de tránsito, leer historias de vida de gente común, hacer compras online, chatear con personas que compartan afinidades, votar en las encuestas, ser un álbum de fotos familiares, escuchar música, canal de radio y TV,  y hasta un servicio para hablar más barato por teléfono. ¿Qué más le falta ser? 

No, no creo que el diario digital aún sea el iPhone. Yo no lo tengo a esto último, pero supongo que si alguna vez me lo comprase no sería solamente para hablar por teléfono o sacar fotos porque buscaría algo mejor y más barato. Pero por alguna razón el iPhone es muy vendido. Es un multiservicio que funcionó. 

Entonces siguiendo esta analogía, ¿el diario digital es al fin y al cabo un "multiservicio"?

Puede ser que de afuera se perciba así. Pero por adentro, sinceramente no. El periodista no es un simple obrero que arregla un cable para que la imagen de los videos se vea mejor. Un periodista, ya sabemos, es un periodista. Por lo tanto se puede decir que un diario digital es un diario, aunque las cuentas lógicas no cierren. Eso sí: con la mente recontraabierta, al menos, para entender que el lector muchas veces querrá saber más de jueguitos y otros servicios que de periodismo. Esto último, sinceramente, no es algo fácil de digerir puertas adentro de una Redacción. 

lunes, 8 de septiembre de 2008

Imágenes vs Videos

Uno de los planteos que vengo haciendo en estos días, en UNO versión digital, es sobre si conviene ilustrar una nota en home con una imagen y video. 

Ésto es por lo siguiente: una imagen logra mejorar la estética de la nota y un video no tanto, porque se trata de un fotograma que jamás tendrá la calidad que la fotografía, como también la información que transmite esa imagen si comparamos el momento en que se tomó la misma: una fotografía es una imagen pensada y prevista; un fotograma es lo que pudo capturar en el momento. 

¿Qué es mejor? ¿Una imagen de buena calidad y que informa o una imagen que no informa mucho pero que te tienta a hacer click para conocer toda esa información en imágenes, más que un momento de captura de la misma? (disculpen si no soy claro).

Viendo el sitio de Reuters y de algunos diarios digitales españoles, que usan la imagen de video como imagen, pienso que por un lado no hay que exagerar con las imágenes de los videos porque, en efecto, muchas veces arruina el diseño y no transmite nada de información y por otro, hay que poner imágenes-video hasta un punto cerca del equilibrio estético ya que también se hace necesario vivir este momento de acostumbrarnos que los diarios digitales queremos configurar en la mente de los destinatarios la idea de que un periódico digital se caracteriza también por aportar su dosis de televisión. Y en todo caso, trabajar para que algún día los fotogramas tengan buena calidad de imágenes (fotogramas con mayor resolución y a la vez posibles de colgarlos en la Red sin obligar a que el lector tenga que esperar minutos para ver ese video) y un software que permita seleccionar la mejor imagen de todos los fotogramas, para al menos capturar el momento visual más comunicable.

domingo, 31 de agosto de 2008

Réplica a una nota sobre Los Andes Online

El domingo 31 de agosto, Los Andes publicó el artículo Los Andes On Line bate récord de visitas, un título que resalta la principal ventaja que cuenta respecto de sus competidores en el mercado local, UNO y Mdz. Hasta aquí, todo bien.

Pero a la hora de explicar las razones por las cuales justifican ese título aparecen datos que quisiera rebatir en este post. Ellos son:

1. "L.A. On Line es el único sitio de Mendoza cuyas visitas son auditadas" y justifica por ello pertenecer a Certifica y a International Advertising Bureau.

Respuesta. UNO también trabaja a Certifica, por lo tanto sus visitas son auditadas tanto por los mismos usuarios como también por los anunciantes. Por la responsabilidad que asumo en UNO no me corresponde decir por este blog la cantidad específica de visitas que informa Certifica.

2. L.A. On Line “carga un promedio de 200 notas diarias y de 500 fotografías de alta resolución”.

Respuesta. Para comprobar si es cierto me metí a la fecha sábado 30 de agosto de 2008. Encontré 133 notas publicadas por Los Andes (muy lejos del promedio) y 188 por UNO. Pero lo más destacado es que sólo habían 13 notas de último momento contra 68 de UNO, lo que plantea un cuestionamiento cuando la nota dice que “las 200 notas diarias se actualizan minuto a minuto con un riguroso trabajo periodístico”. Hay que blanquear esto: ya todos saben en Mendoza que los únicos diarios digitales que realmente actualizan minuto a minuto, de domingo a domingo, son UNO y Mdz.

3. “Los Andes se suma a los medios de nivel internacional para resumir en imágenes distintas temáticas o hechos ya sea locales, nacionales o internacionales”.

Respuesta. No era necesario agregar “medios internacionales” ya que UNO viene desarrollando desde su relanzamiento en diciembre de 2007 la galería de imágenes con artículos “que resumen en temáticas los hechos”. Por supuesto, todo esto mucho antes del rediseño del periódico mendocino de Clarín. Quisiera aclarar que quien introdujo por primera vez las notas fotográficas en los diarios digitales de Mendoza fue el periodista Javier Hernández, cuando editaba Los Andes. Fue una propuesta muy interesante que duró muy poco, porque los fotógrafos de ese diario en aquel entonces, año 2001, no se prendieron con esta iniciativa.

4. “Los Andes es el único de toda la región que cuenta con una sección periodística elaborada íntegramente por los lectores: el lector periodista”.

Respuesta. En agosto de 2007, cuando apenas se lanzó Mdz, también incluyó la alternativa de que el lector enviara un artículo. UNO ha publicado también videonotas hecha por lectores (recuerdo uno acerca de una pérdida de agua en el barrio Santa Ana).

5. “El on line tiene un promedio de 100 mil lecturas diarias –lo que triplica las visitas promedio de otros medios locales”.

Respuesta. Ojo con esta afirmación: ¿estamos hablando de 100 mil visitas únicas o simplemente de 100 mil clicks? ¿De dónde sacaron eso de que triplican a las visitas diarias de UNO y Mdz, principalmente? Estimo que está comparando ese dato híbrido y poco especificado, “100 mil lecturas diarias”, con el promedio de visitas únicas de su competencia. Entonces sí más o menos podríamos afirmar eso de que triplica a su competencia. Pero como esa misma nota aclara que las visitas únicas son 50 mil, la verdad es que a veces alcanza a duplicar a sus competencias, pero jamás a triplicar. Sin dudas que esto lo escribió alguien que no sabe de estadísticas de diarios digitales.

Conclusiones
La gran pregunta: ¿por qué miente Los Andes?

- Una hipótesis es que su intención no haya sido mentir, sino que simplemente un periodista cualquiera de redacción o algún empleado de otra área –como podría serlo Marketing- haya escrito el artículo sin conocer los datos de Mdz y UNO, principalmente.

- El artículo se publicó en el papel un domingo –día con menor tráfico en los periódicos digitales- y la intención fue comunicar el mensaje a los lectores del papel, creyendo que ellos no conocen los diarios digitales de Mendoza. Este grave error de subestimar a la audiencia es algo que se nota mucho, sobre todo en Internet, porque allí los lectores saben más que los emisores, por lo tanto lo que menos podés hacer disparar mentiras hipergarrafales a tipos que conocen mejor que uno mismo los diarios digitales de la provincia.

- En el ambiente periodístico se sabe que Los Andes hizo mucho ruido pero pocas nueces con su relanzamiento, sobre todo porque no cambió lo esencial: la actualización minuto a minuto de domingo a domingo, por un lado, y el casi nulo aporte de multimedia (audios y videos, sobre todo). Siendo que ellos integran el grupo Clarín esperábamos al menos el aporte de TN, pero ni eso. Entonces, ante esta situación de seguir creciendo en las visitas con un diario digital que pareciera que cambió sólo un poco la vidriera pero no los productos que vende ese local, esta nota intentó justificar la razón del liderazgo en Mendoza con argumentos que apuntan a convencer el punto más débil de Los Andes: el de la innovación y adelanto. Como decía antes, es gravísimo mentirle a un lector que conoce al medio más que el mismo emisor, como los son los usuarios de Internet.

¿Por qué entonces Los Andes sigue arriba a pesar de que hoy por hoy Mdz y UNO son mejores periódicos digitales?

Para muchos es una incógnita. Para mí esto es porque a los lectores de Los Andes sólo les interesa leer la versión impresa, ya que para últimos momentos hay otros productos mejores. Y para ello no es necesario remodelar demasiado la home ya que la versión impresa sólo se necesita leerla. Hasta febrero de 2005, que yo trabajé allí, el 80% de los visitantes iban sólo a la versión impresa. Y en UNO me encontré exactamente la situación inversa, es decir, los lectores entran sobre todo para leer lo que hay en la edición digital.

En síntesis, mientras haya gente que quiere leer la versión impresa de Los Andes, el sitio va a seguir creciendo, porque cada vez hay más usuarios con Internet y banda ancha. Por esta razón, también, el fenómeno Mdz le hizo bien a todos los diarios digitales de Mendoza y no sólo a ellos mismos.

lunes, 11 de agosto de 2008

¿Contra quién competimos?

Hace ocho años, cuando me inicié en el periodismo digital en el diario Los Andes, advertí que un diario digital regional, más que competir con otro diario digital regional -que en ese momento en Mendoza no existía otro como diario de último momento- competía con los diarios nacionales, porque al fin y al cabo el cable de EFE y DyN llegaba al mismo tiempo a la redacción de los diarios de Buenos Aires, Mendoza, Córdoba y Misiones. En esos días, la cuestión era saber procesar rápido ese cable y a la vez, saber mostrar las noticias locales, que seguía siendo -y creo que hoy lo sigue siendo- la principal razón para visitar un diario digital de una provincia.

Esta idea me hacía distanciar de la redacción papel, ya que para Los Andes siempre la competencia era UNO y nada más que UNO y para mí lo era Clarín Digital y otros.

Ocho años después el panorama cambió y se vuelve a plantear la pregunta que titula este post. Por dos razones:

1) Porque el resto de los diarios de Mendoza hicieron sus versiones digitales, más el caso del diario digital Mdzol, que tiene una redacción comparable a la de un diario papel, todo para fortalecer su principal apuesta diferenciadora de sus competidores directos, que hoy son UNO y Los Andes Online: anticiparse a lo que será una noticia de último momento.
2) Los diarios grandes como Clarín Digital, Infobae y La Nación Line se han convertido en portales porque evolucionaron de una manera más profesional que los diarios digitales de las provincias (salvo La Voz del Interior, que es un caso aparte).

Cuando mi idea era competir con Clarín (sabiendo que en el fondo era una locura) al te olvidabas de la "mente de pueblito", que implica aprender más del puterío del diario de la competencia que de cuáles son las estrategias que usan grandes medios como El País.com, ElMundo.com, ElComercio.com.pe o Clarin.com. El resultado de ésto es que terminás siendo más profesional porque descubrís más respuestas para seguir mejorando.

Ahora, la fuerte competencia entre medios digitales de Mendoza -como lo debe suceder en Misiones y otras provincias con importante presencia de medios en Internet- hace que los periodistas piensen más con "mente de pueblito" que con mentalidad "idealista profesional" (para llamarlo de alguna manera).

Si bien los grandes diarios digitales de Buenos Aires hace rato que se fueron al Primer Mundo (en cuanto a tendencias en el periodismo digital) reconozco que me siento mejor cuando en la redacción de UNO trabajo con la mentalidad "idealista profesional" (sinceramente ahora más idealista que profesional) que con la mentalidad de pueblito, como veo que lo hacen quienes ejercen el periodismo online en Mendoza y por qué no, quizá en muchas otras provincias.

Sería bueno que los periodistas digitales de primera hora enseñemos a los de hoy que entre nosotros no competimos, sino más bien compartimos porque esta disciplina aún es tan joven que sí o sí todos necesitamos ayudarnos para aprender y encaminarnos bien.

jueves, 24 de julio de 2008

La sección Tecnología

En una reunión de editores de la versión en Internet de Diario UNO llevé un planteo acerca de qué es actualmente una sección de Tecnología de un diario digital.

El resultado de ese debate fue más confuso que la hipótesis lanzada al principio: básicamente no sabemos qué es hoy (desde el concepto 2.0) una sección de Tecnologías.

Si revisamos las fuentes informativas y sobre todo, las agencias, veremos que prácticamente el 80 por ciento son noticias enviadas por las oficinas de prensa de IBM, Google, Microsoft, Oracle y otros. Esas noticias son más económicas que tecnológicas propiamente dichas.

Las webs que específicamente tratan estos temas, como Diario Ti, segmentan bien los temas (Internet, seguridad, telefonía, hardware y otros) pero no escriben para gente común y corriente, sino para quienes conocen (y bastante) esta temática. Se trata de un planteo equivocado (si querés se lo podemos atribuir al Internet 1.0) porque ahora el receptor es mucho más que un simple lector que recibe un contenido, por lo tanto hay que pensar en un texto que permita al receptor no sólo leer sino también participar de esa noticia. Para ello se necesita un lenguaje claro y entendible.

Otros sitios, como Canal Ar y la sección Tecnologías de El País, tratan una agenda amplia pero con cierto aporte de noticias gubernamentales que por ahí confunde un poco. A veces no es la influencia gubernamental, pero sí cierta influencia empresaria que logra convertir estas secciones en algo aburridas y monótonas (muchos hombres con trajes), como si fuera una subsección de Economía.

Yo creo que hoy, apuntando al Internet 2.0, una sección de Tecnología tiene que definirse incluyendo también un nuevo tipo de contenido: aquellos cuyo escenario de la noticia está inmediatamente al alcance del lector. Por ejemplo, si yo te digo que con Google Earth te puede mostrar hasta primeros planos (virtuales, por supuesto ) el camino que hicieron los uruguayos que cayeron en el avión de 1973, en la cordillera de los Andes, la cosa está en que apenas terminás de leer la noticia hacés click y un video en 3D te muestra en pocos minutos ese viaje.
Otro ejemplo sería una nota que explique cómo vivir la experiencia de Second Life en la provincia donde vivís. No basta con leer la noticia sino también con seguir unos pasos que te permitan luego de leer esa noticia vivir la experiencia del Second Life en el lugar donde vivís.
Si la noticia es sobre una actualización del Firefox 3, de nada sirve si ese texto no incluye un link directo de descarga.

En fin, la respuesta final a este extenso planteo es que la tecnología crece y se aproxima cada vez más a nuestro diario vivir, por lo que es necesario que las secciones de Tecnologías estén bien cerca de los lectores, ya sea en sus términos como también en la posibilidad de concretar las soluciones que plantea.

jueves, 17 de julio de 2008

La madrugada en que Clarín Digital perdió


En la madrugada de hoy por primera vez Clarín Digital quedó muy atrás en el rebaño informativo.

Desde las 2.30 hasta las 4.30, es decir, durante los momentos más calientes del debate del Senado; más concretamente, mientras se esperaba el veredicto de Cobos, el diario digital que se caracteriza por tener una portada de blog con el "minuto a minuto" de la actualidad, por alguna razón quedó atrás con lo que sucedía en ese momento crucial. Si no fuera por la salida televisiva de TN, no habría modo de saber lo que estaba pasando en el Senado.

Si bien resultó raro que Clarín no actualizara en esas horas clave, resultó más extraño el hecho de que durante esos instantes clave, los diarios digitales de Mendoza -más concretamente Mdzol y Diario UNO.net.ar, y Los Andes Online un poco atrás, con fotos desactualizadas de Cobos - le sacaron ventajas no sólo a Clarín, sino también a La Nación Line, Infobae, Minuto Uno, Crítica Digital y La Voz.com.ar. Esto porque Cobos hasta hace casi seis meses fue gobernador de Mendoza y había algo de tela mendocina para cortar.


Según el video que muestra cómo funciona Clarín Digital, al parecer las tareas se inician allí a las 4 am. Quizás por esta razón es que la redacción de Clarín Digital no estaba bien dotada a esa hora.


Igualmente vale este post para felicitar al periodismo digital de Mendoza por el esfuerzo no sólo de periodismo escrito, sino también en lo que hace a la edición de videos, en el hecho de acompañar a la opinión pública en esos instantes que fueron de gran deleite para los ciberadictos de la información.

lunes, 23 de junio de 2008

La dinámica vertical vs el título más importante

La home del diario digital es la tapa del diario + casi el resto del diario (secciones, suplementos, multimedia, blogs, comentarios, servicios, etc). Todo ésto cambia y mientras más rápido lo sea, la sensación de que el diario está latiendo se hace más fuerte.

En una home dinámica, como la de Clarín Digital, ¿el título principal como centro de impacto visual de la home? Y en el caso de La Nación Line, la misma pregunta. ¿Qué respuestas encuentro?

1) No existe un solo centro de impacto visual. En realidad son varios (según el sector de pantalla que se está viendo) pero igual la "primera impresión" (que es lo primero que aparece cuando escribimos http://cualquierdiariodigital.com) sigue siendo el principal centro de impacto visual porque
nuestra cabeza periodística ya está configurada así.

2) Hay que intentar diferenciar la noticia más importante del resto, como lo hace la prensa gráfica. Esto es muy difícil en los sitios que mezclan el diseño blog (como Clarín) con el diseño diario papel (como La Nación). Quizá Clarín acierta porque las noticias aparecen en un solo bloque-columna, entonces todo lo que aparezca en la parte superior va a ser "la nota de tapa" mientras esté arriba, justamente porque no puede ir otra noticia a su costado.

3) La única respuesta en diseño que encuentro está en el diario digital mejor diseñado, a mi criterio: El Comercio de Lima. Arriba tiene una súpernoticia, con títulos relacionados, con un título bien grande que lo resalta en un espacio de pantalla que lo destaca así. Y después, el resto de las noticias son a lo blog (una después de otra), con igual rango de importancia, nada más que en vez de ir de abajo hacia arriba van de derecha hacia la izquierda.

martes, 1 de abril de 2008

Trabajar para facilitar el sentido de la información

¿Qué criterio han de utilizar los diarios?

"Antes de nada, buscar el sentido de las noticias. Es lo que nos diferencia de Internet, la televisión o la radio. Y en eso está la raíz de nuestra misión y de su supervivencia", fue la respuesta que dio Enzio Mauro, director del diario italiano La Repubblica, a una entrevista hecha por El País de Madrid, reproducida en la sección A Fondo de Diario UNO.

Hacía mucho que no leia una visión optimista para lo que es el diario en papel, respecto de su futuro. Es bueno porque esclarece un poco más los roles complementarios que corresponde al diario en Internet, ya que como se ve, con el tiempo se van aclarando estos roles complementarios.

Me pasó el domingo último, cuando compré La Nación para conocer mejor la problemática del campo. Allí encontré cómo fue el día a día de las negociaciones, los testimonios de vida de los campesinos que hacen huelga, un informe sobre la mano de obra rural en toda Argentina, en qué consisten las retenciones móviles, qué pide concretamente cada sector e inclusive, cómo se trabaja este asunto en Estados Unidos.

Nosotros, desde los diarios digitales, tiramos la primera pelota e invitamos a la gente a que participe de la noticia con los foros y encuestas. Luego, ya con la intriga del lector instalada en la agenda temática, el papel lo tiene todo servido: contar qué sentido, desglosando los diez mil por qués de estas historias.

jueves, 28 de febrero de 2008

Los Andes Online echó su última carta


Miércoles 27 de febrero, 17.30. A esa hora advertimos en la redacción de UNO Digital un cambio en la portada de Los Andes Online, el diario donde viví mis primeros cinco años en el periodismo digital.

Sin dudas se confirmó lo que siempre dije: que al diario centenario le iba a costar mucho adaptarse a los tiempos de Internet.

Veamos:

- No hay multimedia (videos y audio), aunque llama la atención que Jornada Online tenga incorporado el mejor canal de noticias, TN, del grupo dueño de Los Andes, Multimedios Clarín

- Escasea la interactividad. Las noticias carecen de espacio para los comentarios, no hay foros y la desaparición del especial Mendocinos por el Mundo, que puse en marcha en 2001 y que generó el intercambio de mails de una comunidad de comprovincianos en el todo el planeta, a tal punto que algunos contrajeron matrimonio gracias a conocerse a través de ese especial.

Los expertos en periodismo digital coinciden en que los diarios en Internet tienen tres elementos constitutivos: multimedia, interactividad e hipervínculo en las notas. Nada de ésto tiene el periódico digital mendocino de Clarín. Por ahora el que más saca ventajas en ésto es UNO y muchos lectores ya lo están advirtiendo (por ejemplo, los blogs y los videos de A Fondo ya constituyen una de las razones para visitar ese diario digital).

Sin dudas que también influyó la actual posición de liderazgo de este diario en Internet. Hasta febrero de 2005 en que yo trabajé, las estadísticas de visitas marcaban hasta un 80% de lectores fuera de Mendoza, razón suficiente para entender que la gente acudía a Internet sólo para leer la versión en papel. Quizá ahora haya cambiado un poco, pero sin dudas que la versión impresa sigue siendo su fuerte, porque o sino hubieran apostado a la multimedia y a la mayor producción periodística.

Como ese liderazgo aún permanece (o mejor dicho, no le han dado otro mes de gracia a MdZ para que lo desbanque), entonces la única razón que justifica este diseño sin cambios de fondo no es otra cosa que la reacción ante la acción tomada en diciembre por UNO Digital. Ante este último diario, la posición del periódico de la avenida San Martín siempre fue "reactiva" y no "proactiva" (al menos así fue en el tiempo en que produje el diario digital en la oficina del tercer piso).

Por dónde irá la competencia

Cuando decidí coordinar los contenidos especiales (valores agregados o desarrollo de producto, homewever quiera llamarse) de UNO Digital, lo hice pensando en que el fuerte de los diarios digitales de Mendoza pasaría a ser todo lo que va en la columna de la derecha (foros, servicios, encuestas, especiales multimedia, blogs, columnistas, videos recomendados, test, etc), como lo es en la actualidad con Clarín Digital o Minuto Uno. Al parecer, no va a ser así.

Creo que la verdadera competencia vendrá de ahora en adelante en lo periodístico, es decir, en quien mejor haga los últimos momentos.

Quien está en mejores condiciones es MdZ porque su estructura de personal es 100 por 100 ciento para producir los últimos momentos. En el fondo sabemos que UNO y Los Andes tendrán mejor producto periodístico, pero tendrán que esperar a la versión impresa, algo que los lectores de Internet no estarán muy dispuestos a realizar. Yo creo que MdZ esto lo tiene bien claro y por eso dejó de lado la producción de contenidos especiales o valores agregados para poner todo el asado en los últimos momentos. Pero ésto no significa que ya tenga ganada la batalla. Digamos que está mejor parado en la cancha. Pero esta ventaja dependerá de que los competidores logren una eficacia en la sinergia con sus respectivas redacciones papel.

En segundo lugar, no hay que dejar de lado los valores agregados (servicios y entretenimiento) como una opción más a la hora de elegir por parte de los internautas. Quien quiere leer noticias de España, de antemano sabe que no es lo mismo El Mundo o El Pais que Estrella Digital, por esta cosa de los valores agregados.

Sin embargo, la poca innovación en multimedia e interactividad vista en el último rediseño de Los Andes puede interpretarse como la última oportunidad para mantenerse al frente de los diarios digitales de Mendoza. Quizás cuando quieran reaccionar por segunda vez ya sea demasiado tarde.