miércoles, 30 de enero de 2008

Los dos "grandes" de Mendoza finalmente reaccionaron

Ante el inexplicable panorama de atraso extremo en el periodismo digital de Mendoza, el 6 de agosto último empezó a salir Mdz, un diario totalmente digital. La reacción tardó un cachito pero finalmente llegó: casi -simultáneamente- con el lanzamiento del nuevo periódico, El Sol Online se animó a hacer una campaña de afiches en la calle, aunque desde los contenidos sólo fue más de lo mismo; el 28 de diciembre, diario Uno pegó el salto de la versión impresa y estática hacia un diario digital, muy dinámico y multimedia, con la inclusión de una diseñadora gráfica multimedia y un editor de contenidos multimedia para contenidos propio (por primera vez para lo que es el periodismo mendocino), lo que se refleja en gráficos e informes interactivos propios (y no tercerizados) y la incorporación de América 24, Canal 7 y radio Nihuil en los contenidos; además, el uso "periodístico" de Youtube, no visto hasta el momento en ningún periódico digital de Argentina.
Pero faltaba algo: el despertador de Los Andes Online se estaba quedando sin pilas. Las horas transcurrían y el elefante no se daba por enterado.


Como ha sido históricamente en la prensa mendocina, Los Andes reacciona si Uno toma una acción antes.
Así tenía que ser:
en diez días llegará la "reacción" de Los Andes Online, el diario digital aún más leído hoy, a pesar de que el 80 por ciento de su tráfico se dirije sólo a los contenidos de la versión impresa.

Ya se habla de que -para competir con América 24 de Uno- haría un acuerdo con TN (de Clarín, sus grandes jefes). Aunque algunos creen que no será así, porque su hermanito mayor -La Voz Online de Córdoba- no publica con videos de TN. Pero tratándose de una reacción contra una acción clara y visible, todo es esperable del diario digital más dormilón del oeste argentino.

También algo que estará planteando Los Andes es si con su tercer relanzamiento, estará dispuesto a renunciar a potenciar su marca con contenidos audiovisuales propios -como lo intenta hacer LaVoz.com.ar- o finalmente capitulará ante Clarín, para blanquear su situación como un medio periodístico que depende de Buenos Aires y no de una larga historia propia, que en la actualidad es el principal patrimonio de ese medio.
Respecto de las innovaciones de Uno Digital, aún no hay respuesta efectiva de Mdz -ellos apuestan a seguir con la primicia en los últimos momentos-, aunque por ahora se sabe que tardará un buen rato para que alcance el nivel de difusión de videos y audio como los tiene Uno Digital, por las limitaciones que en sí tiene el programa administrador de ese sitio.

En todo esto hay algo positivo y a la vez, muy extraño: el periodismo digital de Mendoza, de un día para el otro (es decir, seis meses), pasó del extremo subdesarrollo a ser una provincia competitiva.

viernes, 25 de enero de 2008

Comentario vs la noticia

Últimamente he notado que la noticia está dejando de tener peso por sí misma para convertirse en un "producto" de los comentarios. Esto es porque algunos periódicos digitales han logrado ser eficaces en un 100% en lo que hace a la interactividad: si hay muchos comentarios = existe un buen nivel de interactividad = estamos cerca de los lectores = tenemos una audiencia propia que nos entiende muy bien = le ganamos a la competencia porque estamos más cerca de la gente, aunque periodísticamente no sea lo mejor.

Al igual que en la televisión comercial, pareciera que los diarios digitales ahora siguen la tendencia del rating, como si recibir más visitas fuera sinónimo de tener más rating. A la vez (creo que ésto es cierto), los lectores se sienten más cómodos cuando sólo mueven el cursor hacia abajo y sin hacer click directamente tipean su comentario (sabiendo que va a ser publicado, como es el caso de El Sol Online o Minuto Uno).
Distinto es el caso de La Nación, donde hay que registrarse y todo esto lleva un proceso que implica un esfuerzo más por parte del usuario.

¿Qué diferencia existe entre un sitio con muchos comentarios y mucho rating respecto de otro que tiene menos comentarios (aunque no necesariamente menos rating)?

El nivel y la calidad de los usuarios: hacer un esfuerzo para registrarse y luego hacer el comentario implica un minuto de tiempo para que la cabeza del lector se enfríe un poco. El resultado está a la vista: lea el comentario y notará menos palabras con mayúsculas y menos malas palabras.

Escribir no es hablar, aunque la intención de fondo sea hablar en voz alta, como si la escritura fuera una puteada espontánea desde la popular de Independiente Rivadavia.

La intención -creo yo- de todos los diarios digitales es que escribir un comentario sea expresarse, lo que es muy distinto de escribir en voz alta y con mayúsculas.

Un comentario breve, inentendible, agresivo y muy pobre, en el fondo, echa a perder el impacto de la noticia que generó ese comentario: de nada le sirve al periodista escribir bien si después una cadena de diez o más comentarios van a echar por tierra todo el esfuerzo hecho.

Aún así hay diarios digitales "de moda" que se fanatizan en hacer notas "calientes" para comentarios. Cada uno es consecuente con el nivel de audiencia que quiera tener.