miércoles, 24 de febrero de 2010

Los mendocinos eligen las cholunotas

¿Qué es eso? Los artículos basados en fotos carnosas que generan una mezcla de sensación de parrillada libre y orgasmo multisectorial. Dicho con otras palabras, las notas que luchan por mostrar a las mujeres con menos kilogramos de vestido posible.

¿Cuándo comenzó ésto en los diarios online de Mendoza? Que yo recuerde, apenas salió Diariouno.com.ar en 2007, las notas basadas en fotos de minitas comenzaron a aparecer en la galería móvil de arriba, un lugar con mucho impacto visual en la página. Rápidamente este tipo de notas empezaron a protagonizar los primeros puestos en el listado de visitas, mientras Mdzol.com se mataba por hacer buen periodismo y contenidos con buenos análisis, distantes a todo ésto. Pero no pudo ser así: estimo que desde hace un año el diario de los Terranova comenzó a publicar las cholunotas y, no por casualidad, comenzaron a ser las notas más visitadas en ese diario.

Los Andes, siempre fue el más moderado de todos, poco a poco empezó a elevar la temperatura de las imágenes y sus cholunotas, al igual que en UNO y Mdzol, también comenzaron a ser las más visitadas.

Conclusión: con todo respeto, a los mendocinos les gusta comer mierda.

¿Por qué en Internet, donde uno tiene la chance de ir a Playboy TV de un toque y sin pagar un mango, la gente prefiere ver estas notas con desnudos a medias?

La curiosidad, hermano, y la tranquilidad de saber que esa nota no te va a llevar mucho tiempo leerla.

Impacto en la curiosidad. De eso se trata el periodismo en Internet.

miércoles, 17 de febrero de 2010

¿Qué le pasó al Comercio de Lima?


"¿Estamos todos locos o pasó una hormiga, Cacho?". Lo que dijo el Flaco Spinetta aquella noche de los años 70 en que tocó con Pescado Rabioso bien vale para formulárselo al diario digital que (¿era para mi?) el mejor de todos: ElComercio.pe

Ayer, en la Redacción de UNO, tras actualizar a las 22 entré un rato para ver los mapas del sitio peruano y me encontré con que no sólo ya no existen más, sino que de repente la web peruana cambió radicalmente el diseño: abandonó el scroll horizontal y se convirtió en un diario digital más con scroll vertical e interminable, onda blog (una noticia arriba de la otra), con amplios espacios en blanco en la columna derecha, con un menú algo estrafalario -el verdadero menú de secciones está abajo, cuando comienzan a aparecer las noticias con el formato común de diario digital (título, bajada y texto). Y por supuesto, con una novedad que seguramente la habrán sacado de algún diario yanqui: la parte superior de la web con la presentación de las noticias como imagen modular y televisiva. Bha, de todo eso, lo único novedoso es el "en vivo", un streamming permanente de la página, que cuando entré por primera vez estaba transmiendo en vivo, pero cinco minutos después ya no, por lo que dejó de tener sentido ese nombre de la sección.

¿Le dieron muerte definitiva al mejor diario digital del mundo con blogs? Eso es lo que parece. Quise hallar "Busco novia" y no lo encontré porque el rectángulo con todos los íconos-título-autor del blog lo cambiaron por una suerte de esquema de noticia "minuto a minuto" de los mismos, y también por ese formato de imagen modular-televisivo arriba, para no mostrar algo televisivo, sino más bien un blog común y corriente.

Cualquiera.

O no, depende de cómo se lo mire.

Bocho la idea de que hayan abandonado el scroll horizontal. Era el sello auténtico que los caracterizaba. También bocho el desastre que hicieron con el cambio de formato de los blogs: ahora hay que perder tiempo en buscarlos. También bocho lo largo que lo hicieron para abajo, por todo el blanco que desperdician en el extremo derecho (salvo que tengan previsto rellenar todo ese espacio con banners).

Apruebo la intención de modernizar la comunicación, metiendo en el minuto a minuto noticias de no tan estricta coyuntura (es decir, que haya sucedido en el instante en que se publicó la hora). También -y en esto los aplaudo de pie- la sección de comunidad, con una óptima política de redes sociales y página de usuarios (la comunidad en tiempo real), porque crea un diario paralelo, de los lectores.

Y el resto, por supuesto, paciencia para asimilar este duro bocado e intentar entender la letra chica del objetivo del nuevo diseño, que sin dudas es independizar definitivamente el formato-diseño del diario digital del papel, o sea, que ya no se parezcan para nada el periódico online del impreso.

Por fin Los Andes actualiza durante la tarde

Si algo diferencia al diario mendocino del grupo Clarín -justamente de Clarín- es que es un periódico reactivo, más que proactivo, es decir, sus acciones vienen de la reacción y no de la acción propia de una iniciativa. Dicho con otros términos, "lo tenemos que hacer porque otros ya lo hicieron primero".

Felicitaciones porque acaban de tomar la decisión más esperada desde 2007, año en que UNO y Mdzol irrumpieron en Internet para hacerse fuerte en los últimos momentos: ahora Los Andes actualiza durante las tardes. Y bastante bien. Ya no es la web achanchada que seguía siendo líder en Mendoza, pese a no actualizar durante las tardes y los fines de semana.

Así, con ésto, tenemos ahora una verdadera competencia con los últimos momentos durante todo el día: los tres pelean por informar primero y mejor.

En mi caso me toca hacer solo la edición tarde-noche de UNO durante los sábados, domingos, lunes y hasta a veces martes. Y te digo que ya la cosa se puso densa para mí. El asesinato de la mujer por parte de su marido en Maipú y la mal interpretada y publicada muerte de Omar Pérez Botti puso en prueba esto de publicar siempre primero.

¿Quién la está haciendo mejor? Mdzol, sin dudas con el aporte de Leandro Otamendi, saca una enorme ventaja con los policiales. De hecho que fue el único que trató bien el tema Pérez Botti. Y en segundo lugar, Los Andes, porque se esfuerza en mantener la calidad de información en esos últimos momentos de las tardes-noches y sábados+domingos. UNO sigue aportando más noticias policiales y también se está destacando con aportar noticias curiosas del mundo, información general y tecnología que aún sigue tomando la posta en ese segmento respecto de los otros dos sitios. Y por supuesto, la famosa columna del medio -ahora plagada de publicidades- con noticias curiosas que terminan siendo -junto a las cholunotas- las más leídas. En síntesis, el mejor trabajo en los títulos y en la comunicación en general.

Pero bueno, ahora que los tres están emparejados sin vueltas, hacer los últimos momentos de un diario digital se ha convertido en una tarea en la que la cabeza del editor de turno no te da un segundo de respiro, así no haya nada para publicar. Bienvenido que sea así, aunque por supuesto, sin cometer excesos, como los que advirtió Gabriel Conte en su columna sobre lo mal que UNO y Los Andes llevaron el caso de la muerte del ex director de la cárcel de Mendoza. Aclaración: yo fui el que me equivoqué cuando puse que fue un ex ministro. Mejor dicho,  recibí esa información y no la edité bien.

martes, 9 de febrero de 2010

Lo que se siente al estar desconectado

Hace más de 15 días que no actualizo este blog. Se entiende: final enero, comienzo de las vacaciones. Ok.

Como buen tipo adicto a la conexión para el trabajo y para actualizar blogs me propuse no meterme en la computadora por 15 días. Salvo por un informe de TN que vi en Mar del Plata, donde aparecía un amigo que sobrevivió al alud en Perú, no entré a Internet y prácticamente me olvidé de la computadora.

Desde ayer lunes me reincorporé al trabajo y lo reconozco, no tengo ganas de prender la máquina, editar el diario digital y navegar. Será porque las vacaciones pasaron rápido o porque recién ahora caigo con que tengo la cabeza quemada de Internet.

¿Por qué, si se supone que estoy haciendo lo que más me gusta?


Existe un punto de inflexión en la vida para analizar la carrera que corrés en tu cerebro a mil kilómetros por hora. Se trata de un regreso a la conexión con la realidad. Bajar a la velocidad "cero". Se trata de mirar al mar y no pensar en nada (aunque reprimas tu mente de videoclips fugaces armados por la imaginación). Y tras conectar con la realidad aparece la belleza de la naturaleza, la belleza del amor a tu mujer y la belleza del Amor a Dios. 

No es sensiblería. Es abrir las compuertas de la piel para sentir todo lo que se ve y se toca. Y allí caés con que lo digital se ve pero no se toca.

En fin, se trata de un reordenamiento de piezas: cuando captás la realidad íntegramente lográs asimilar y entender lo que fue la evolución humana e integrás a tu vida a todos los seres. En la computadora sólo asimilás un mundo construido y orientado a lo que a mi me gusta, por lo que no integra a todos los seres. Por último, ¿acaso es más lindo nadar en el mar y navegar en un yate -como el Anamora de Mardel- que navegar en Internet? Sin dudas que sí.

De regreso a la conexión lo primero que percibo es que sólo entraré a leer un diario digital si sólo ofrece contenidos que otras webs carecen. Porque si voy a leer lo mismo que ponen todos, para eso está Clarín Digital y La Nación.com.ar 

Gracias a desconectarte un poco de la pantalla empezás a ver desde arriba lo mejor de un diario digital, lo que lo hace diferente de otros y por supuesto, lo que a vos te gustaría leer de los mismos. En cambio, cuando estás en el minuto a minuto conectado pareciera que todos los contenidos de un diario digital son iguales, que da igual chorearlo de minutouno.com y ponerlo acá o que te lo choreen a vos y lo publiquen en minutouno.com. 

También gracias a desconectarte te das cuenta de que un diario digital es sólo un diario digital y no el gran portal que te solucionará todos los problemas de entendimiento de la realidad. Porque en el orden del desprendimiento es que todo se reordena en las categorías que les corresponden.

Conclusión: hace bien desconectarse un poco para aprender definitivamente a conectarse para ser útil y efectivo y no para reemplazar la vida que no podés concretar en la calle.