sábado, 24 de agosto de 2013

Periodismo vs Dinero made in Cuyo

Cuando aprobaron la Ley de Medios, el director de un diario de una provincia del Litoral me lo sintetizó así: "lo único que nos queda es el periodismo". Es decir, los medios sobrevivirán si hacen periodismo.

Pasaron los años y tenía razón: a los medios oficialistas les van mal y a los independientes, bien. Pero mejor le va a los productos periodísticos de investigación. Esa fórmula será siempre así.

Luego en Apuntes también hablamos de esa tendencia de generar más medios con poco periodismo, es decir, sitios informativos con datos refritados o vía prensa gubernamental, o sea, cero calle.

Lo que está pasando ahora con la prensa mendocina tiene algo que ver: no se trata de un nuevo medio, sino de uno ya instalado y que ahora busca definitivamente despegar.

"Me ofrecieron buena plata, pero cuando le pregunté si allí iba a tener libertad de expresión, con el rostro me dijeron que no", comentó anoche un conocido periodista de investigación de Mendoza (que no son muchos, por lo tanto es deducible saber quién es).


Se refería a Sitio Andino. Afirman que en un mes saldrá en papel, es decir, veremos a ese periódico en los kioscos de Mendoza, pero aún no sabemos si mantendrá ese nombre ("sitio" suena a Internet y a la vez, Sitio Andino como marca no logró instalarse en Mendoza. Si sacamos "sitio" nos queda "Andino" y en los setenta hubo acá un diario llamado El Andino, que para el colmo chocaría mucho con Los Andes, porque dicen lo mismo: andino, los andes, ¿se entiende?).

La novedad es que están poblando su Redacción con buenos periodistas y con una buena razón: pagan bien. Entre ellos, el mejor de Economía de acá, Federico Manrique, y quien fue el rostro periodístico del 9 y El Sol, Marcelo Torrez. La meta por demás es difícil: compite el cuarto lugar en Mendoza con El Sol Online, pero estimo que ambos medios no llegan a las 40 mil visitas únicas al día, cuando Los Andes Online, Uno y Mdzol tienen picos de 160 mil al día.

Un desafío periodístico está bueno y mucho mejor si es bien pago. Pero el problema arranca desde el término que estamos analizando: "desafío periodístico". Tiene que ser periodístico.

Si no es periodístico nunca va a ser un desafío (para el periodista). Y qué es buen periodismo: amar la verdad (nada nuevo, pero a la vez siempre será una piedra en el zapato).

Mientras, ya comenzó lo que en los medios llamamos "operativos de prensa" (notas que parecen periodismo de investigación y que no lo son, porque lo maneja un individuo o grupo de poder), como el siguiente.

viernes, 23 de agosto de 2013

Los argentinos somos cada vez más infelices

La Universidad Católica Argentina dio a conocer el estudio de la Deuda Social 2013. Uno de los indicadores sorprende: el 22,6% admite no sentir paz. Hace un año era el 21%. Además, el 9,2% de los hombres se sienten poco o nada feliz (hace un año era 8,8,%), la igual que el 11,3% de las mujeres. 

En el último año aumentaron los trastornos de sueño en Argentina (22,3%). También cada vez son más los argentinos que no cuentan con gente que lo ayude ante un problema (35,3%). En 2011, el 14,2% de los argentinos reconocieron no tener amigos y ahora es el 15,3%.

Y si a esto le sumamos que el 71,5% de los hogares particulares tienen problemas con el suministro de energía eléctrica, el 34,1% no tiene cloacas en casa, el 31,3% de las viviendas del país están rodeados de terrenos y calles inundadas, y que la capacidad de ahorro disminuyó 0,1% respecto de 2011, en tanto la pobreza aumentó de 24,7% a 26,9% en la población (15,5% a 16,9% en los hogares), nos encontramos ante varias razones para justificar por qué los argentinos sienten cada vez menos paz y felicidad.

Los datos corresponden al último informe de la Deuda Social Argentina hecha por la Universidad Católica Argentina y en alguna medida pinta de arriba a abajo la situación económica pero también social del país.

La investigación expresa que los individuos tienen la habilidad de utilizar los recursos espirituales que permiten afrontar las dificultades de la vida desde un sentido existencial, "para obtener una mayor capacidad de aprovechamiento de los recursos psicológicos y personales". 

Sin embargo, la mayoría de las personas afirma encontrar paz espiritual en su interior independientemente de sus problemas, e incluso albergan apreciaciones positivas sobre su espiritualidad independiente de las condiciones sociales en que se hallen inmersas.

El no sentir paz afecta al 27,2% del sector muy bajo y del 27,5% de los que viven en villas o asentamientos. Hace un año estos numeros eran menores: 23,5% para el sector muy bajo y 26,9% para los que viven en villas o asentamientos. Conclusión: estamos peor.

En cambio los del sector medio alto "están mejor" o sientan más paz respecto de 2011: 17,1% respecto de 17,9%.

Los porteños y bonaerenses sienten menos paz que los del Interior: 25,3% respecto de 18,1%. En 2011 era 23,1% en el Gran Buenos Aires y 17,4% en las provincias.

Los que tienen el secundario incompleto se sienten más infelices (24,9%) que aquellos que terminaron esta instancia de la educación (20,7%). Se puede explicar ésto en la libertad que uno siente por tener más opciones laborales y por haber ganado el desafío de superar una meta, que en este caso es terminar la escuela.

Los adultos de 60 años o más se percibieron con un nivel mayor de paz interior que los adultos de más de 35 años y todavía superaron el nivel de paz interior de los jóvenes.