martes, 18 de febrero de 2014

El poco tiempo para hacer un título vs la confianza

O los periodistas mejoramos los títulos o los lectores fortalecen su sentido crítico. O como dice el Chavo, las dos cosas.

El sentido común diría que nosotros digamos la verdad y listo, porque la realidad es una sola.

En las épocas del papel, hablemos de 1995 hacia atrás, al menos en el Interior de Argentina -Interior es lo que está adentro y Exterior, lo que está afuera, así que se entiende que todo el país, entonces-, los editores se tomaban un buen tiempo para armar el título. Inclusive los periodistas delegaban completamente esa función. Eso contribuía a la objetividad.

Hoy cada medio publica más títulos que antes. Y el periodista además es editor y editor de fotos (selecciona la imagen de la agencia o del mismo Internet, recorta la misma y la ubica en la nota). A la vez, ese periodista en una tarde no trabaja sólo una nota, sino que unas diez o doce (contando los cables de agencias que selecciona, edita, titula y ubica en la web del diario).

Hasta aquí nada nuevo. Salvo entender que hay más riesgo de errores de tipeo, ortográficos y de lo que viene ahora, de interpretación de un título.

A nivel diseño e impacto visual, cuando un lector observa un título la impresión que le deja es que es lo que piensa ese medio periodístico y que quien lo hizo estuvo pensando en el mismo un par de horas. Y la realidad es que casi en el 100% de los casos lo que sale no es lo que piensa el medio y mucho menos, que se tomó todo el tiempo del mundo en titular sin equivocarse.

"Armar un cable me lleva dos minutos", me dijo un editor recientemente. Armar significa seleccionarlo de la agencia, unir las piezas textuales del cable (eso se los explicaré después, pero sería un buen valor agregado de las agencias para que los periodistas no pierdan tiempo en las Redacciones), poner título y bajada, buscar la foto y dejarla lista para publicar.

Es muy rápido, se entiende (no es así en todos los casos, pero si no son dos minutos serán cinco, más de eso, no).

Pero ya nos predispone a lo siguiente: hacer un título que diga toda la noticia o un título que sea un rejunte de palabras. Y si es así estamos ante una tercera instancia: del rejunte de palabras a la manipulación total de la noticia.

No es fácil resumir en una oración una noticia de coyuntura económica financiera. Sí lo es, en cambio, para un policial.

El problema es la presión interna que hoy tiene el periodista: el título que venda, que genere lecturas. Eso implica dejar de ser informativo, salvo que la noticia misma lo diga todo (por ejemplo, "Argentina venció a Brasil por 3 a 0).

Poco tiempo y en pocas palabras. Y además que venda: eso es un título.

Todo esto facilita el error por interpretación y el error por manipulación. Y también el error por ignorancia, porque muchos periodistas que titulan, por una cuestión de época, no saben bien qué pasó en el país y en el mundo en los últimos cincuenta años, entonces pueden equivocarse sin querer en un título que se refiera a algo que sucedió hace 30 años.


En lo que respecta  a error por manipulación he visto que el título que busca ganar lecturas es el que se adecua al deseo de lo que uno quisiera leer. Y eso facilita la manipulación porque a veces, por un detalle mínimo, una noticia no es lo que uno quisiera que sea. Un buen ejemplo lo pusimos acá en Apuntes, cuando nos referimos a los medios que mezclaron la bajada de línea de Naciones Unidas a la Iglesia por el tema aborto y algunos medios lo mezclaron con el tema abusos, entonces el resultado fue que la iglesia se molestó porque ONU quiso intervenir en el tema abusos cuando en realidad lo quiso hacer con el tema aborto, educación sexual y otros. Y así con muchos temas más.

Hay que rescatar algo positivo: si ese título no te convenció o le encontraste algo dudoso, entonces podés entrar a Google y consultarlo con otro diario. Por suerte no es uno solo el que lo dice, entonces uno tiene la posibilidad de acceder hasta la misma fuente de información.

El gran peligro: la confusión.

Es que también está dado el escenario para la confusión porque hoy todos tenemos menos tiempo para leer y reflexionar una noticia.

Por eso hay algo invisible y valioso: la confianza en el medio.

El medio que se arriesga a meter ideología en una noticia corre el riesgo de que Google lo delate con otros medios que hayan informado con objetividad y así terminen perdiendo.

Una fórmula: amar la realidad, la verdad.




viernes, 14 de febrero de 2014

Un pequeño error en el título: en lugar de Mendoza era Maduro (pero bueno, así salió)

Lo puso Gabriel Conte en su Twitter con este mensaje: "¿¡A los cuarteles?! Tremenda tapa de este diario pampeano". Yo creo que hubiera quedado muy bien para un diario venezolano: "Atuel: Maduro, con lenguaje de guerra, promete "ataques".


jueves, 13 de febrero de 2014

Apuntes para mejorar los sitios informativos católicos

Tras esta entrada quisiera proponer, a partir de mis ideas y experiencia de vida católica y de periodista en medios de comunicación, aportes para los sitios informativos como Zenit, Es.Catholic.net, Aci Prensa, EWTN, Religión Digital, Alfa y Omega y los canales de TV EWTN y Rome Reports, y agencias Vatican News y Aica, entre otros. La idea es seguir con lo que hacen y llegar a más almas.

Objetividad y humanidad. Periodistas objetivos, como es la regla de la disciplina + ser personas. ¿Qué significa ésto? Demostrar al mundo que los queremos. Esta semana se murió una amiga y en el momento en que la enterraban lo primero que me quedó de ella es que me quería y amaba a Dios. Entonces quienes leen estas páginas debe sentirse queridos por la prensa católica y por los periodistas que lo hacen, porque es la primera imagen que tendrán de los mismos. Como son medios informativos y a la vez, evangelizadores, son puentes, entonces hay que ajustarse a los códigos y lenguaje de Jesús. "Si yo no tengo amor, yo nada soy".  Esto no significa que ser "persona que ama" se transforme en un lenguaje apasionado que le reste objetividad a lo que se trate. ¿Por qué? Porque si un periodista de un medio del mundo quiere sacar algo de allí tendrá que rehacer toda la noticia. Si sucede eso nunca más sacará noticias de allí y la idea es que estos medios sean fuente de información.


Fomentar el periodismo adentro de las familias. Si bien la comunicación social es una carrera de moda, muchas familias mantienen la idea de que sus hijos sobrevivirán a este mundo si estudian abogacía, medicina o ingeniería. Aún los hay así. Y dentro de los que estudian comunicación social en universidades católicas (yo fui a la sucursal de Navarra en Argentina) gran parte termina eligiendo la comunicación corporativa porque trabajar en los medios es difícil y cuando se logra un puesto implica resignar mucho a los proyectos de familia y a ganar bien. Pero hace falta. En las Redacciones, para ser sinceros, con la mano en el corazón se los digo, no hay periodistas que entiendan lo que es la iglesia católica y el mensaje de Jesús. Y los resultados se ven a la vista. Un buen cristiano, como quiere Francisco, también va a cambiar el ambiente de trabajo y le va a dar entusiasmo y pasión a la labor, sobre todo, pasión a la verdad, a amar la verdad. Objetivo a largo plazo pero hora de ponerse a trabajarlo.

Difundir los medios existentes y diferenciarlos. Hoy un cristiano común apenas alguna vez ha visto EWTN. Y quizás, a través de un correo de Hazte Oír u otra organización ha logrado aterrizar en Aci Prensa, Zenito o Es.Catholic.net. Y los periodistas -lo digo con lo que veo día a día en las Redacciones- apenas conocen a los medios cristianos y muchas veces -por el lenguaje combativo que usan- no los consideran objetivos. Ante esta situación, además de desarrollar más objetividad en el lenguaje, hace falta plantearse cómo una persona común y corriente (y no tanto un católico practicante) puede diferenciar bien a los medios católicos entre sí. O al menos, que cada uno se diferencie bien en algo.  Y ese algo puede ser una respuesta informativa precisa que desee cualquier persona que, como sabemos, constantemente busca a Dios.

Hacer una gran agencia de noticias del Vaticano. Tenemos Vatican News, Rome Reports, también un diario (que no es agencia, pero en cualquier Redacción se lo identifica como la fuente más cercana al Vaticano) que es Observatore Romano. Bueno, aquí la pregunta es ¿por qué una agencia de noticias en lugar de un medio? La respuesta es que una agencia de noticias servirá de fuente para todos los medios del mundo -al menos serán percibidos como una fuente informativa más objetiva-. Las agencias de noticias tienen como regla la inmediatez, encontrarlo todo allí y en un lenguaje objetivo (la realidad tal como pasó). Entonces esto servirá como fuente fidedigna para todos los medios del mundo, del modo que habrá menos chances de manipulación (o al menos siempre habrá una fuente oficial para contrastar). Para que esa fuente sea atractiva hará falta sumarle al mundo vaticano el mundo de los movimientos religiosos y congregaciones, del modo que todos sepamos cuando se hace el próximo Family Fest de los Focolares, cuándo el padre Betancourt visitará determinado lugar, alguna vida o logro obtenido por un ciudadano común del mundo que sigue a Josemaría Escrivá de Balaguer, qué obras hicieron las misiones religiosas en el último verano, reporters más completos de los países en que persiguen a católicos, cómo está la cosa en Brasil y Polonia, por ejemplo, etc.

Voceros/expertos que respondan a la prensa mundial de los temas polémicos. Desde abortos y abusos hasta el sentido de hacer una peregrinación (anoche, en una Redacción comentaban y se reían de una procesión que se hacía en Mendoza. Y uno dijo que "allí va gente que no tiene nada que hacer"); también podría ser un cura que explique el sentido de la vocación religiosa para entender por qué la iglesia no acepta el matrimonio entre curas. Sería bueno, entonces, que desde la misma agencia de noticias o de algún medio referente, o de la Oficina de Prensa del Vaticano, para cada idioma, haya un profesional expertos en estos temas y para todos los idiomas. Si esta iniciativa prosperara se podría, luego, hacer conferencias en distintos puntos del mundo.

Mostrar a toda la familia. Tiene que ver con uno de los puntos anteriores: además del mensaje del Papa y obispos está el mensaje de toda la comunidad cristiana del mundo. Es decir, construir una realidad que en la mayoría de los casos no empiece y termine en el vaticano y oficinas de obispos, sino también en lo que pasa en los movimientos y congregaciones, que son los están más en las calles. ¿Alguien sabe cuándo va a ser la próxima Mariápolis de Focolares en Chile? ¿Y si a algún argentino quiere revivir la experiencia que tuvo en la desarrolla en mayo último en Mendoza? Otra más: ¿alguien sabe cuándo es el próximo Fin de Semana de Matrimonios de Encuentro Matrimonial? Quizás este mes no haya en Buenos Aires, pero puede haberlo en Montevideo. Y hablando de este tema, ¿sabemos cuántos grupos y movimientos católicos que trabajan para fortalecer los noviazgos y matrimonios se reúnen cada mes con sus respectivas comunidades? ¿qué pasa si un ciudadano común de Brasilia o de Madrid pensó que la iglesia era la mejor opción para fortalecer su pareja y de repente, si existiera esta herramienta, supiera adonde acudir? Por ejemplo, en EWTN hay programas específicos sobre noviazgos y matrimonios. ¿No sería bueno que al cierre de cada programa aparezca un enlace que te diga dónde consultar sobre un grupo o movimiento en tu ciudad? En fin, una agencia de noticias o portal, más programas de televisión que muestre a "toda la familia" más que a los padres. Esto le sirve al Papa y obispos y también a la gente, porque sentirá que la iglesia lo está recibiendo.

Contenido claves en formatos digitales. A través de estos medios y agencia hay que evangelizar también. Una herramienta, por ejemplo, es llevar el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia a motion graphics, para que así todos los católicos tengan algún criterio plus y de base a la hora de opinar de política y de economía. O como sucede muchas veces en reuniones de amigos, cuando alguien dice ¿qué haría la iglesia en estos casos? y nos quedamos callados porque no sabemos qué decir. Por ejemplo, yo hice el siguiente video que no sólo es apto para un canal de Youtube, sino también hasta para separadores en EWTN:



Coordinador mundial de ONG. Hay muchas en el mundo y todas son generadoras de noticias solidarias y de bien común. Y también de aportar datos clave de la realidad. Sería bueno que haya alguien que se conecte con ellas, las asesore en comunicación y de allí salgan contenidos para los sitios informativos católicos. Justamente una gran carencia de los medios de comunicación es meterse en el mundo de estas agrupaciones que hacen para el Bien Común mostrando la Voluntad de Dios. Noticias de este tipo, por ejemplo, ayudarán a fortalecer el mensaje cristiano y a que la gente crea que lo bueno es posible.

Columnistas prestigiosos. Muchos profesionales de distintas disciplinas hacen grandes aportes científicos o tienen mucho para decir en lo que es el mundo de hoy. En cualquier medio de comunicación una voz prestigiosa le aporta profesionalismo. Por ejemplo, si uno de ellos hace su análisis en un medio católico -orientado al Bien Común- la prensa mundial lo tendrán en cuenta y será fuente informativa de medios del mundo.

Inmediatez. Lo que sea noticia del Papa -audiencias y ángelus, sobre todo- transmitirlo en directo en Internet pero inmediatamente publicar una galería de fotos y el mensaje, como también algunas perlitas extraídas de allí, como el contacto del Pontífice con la gente. Los medios de comunicación del mundo en su versión online agarran lo que ponen EFE, AP, Reuters y otros. Sería bueno, en ese tema, ser mucho mejor y modernos que ellos.

Pegar afiches en las parroquias. Los domingos y días de semana la gente va a misa. Sería bueno llevar al papel, en un afiche A3 aunque sea, títulos con enlaces. Y esos títulos, sobre todo, de los temas que más necesita saber la gente de la Iglesia y de las grandes dudas de hoy. Todas con fuentes de medios católicos.

Community manager en cada ciudad. Puede ser alguna chica de parroquia u otro. La idea es recolectar los perfiles de Twitter de los que viven en su respectiva ciudad para hacer llegar, desde allí, enlaces no sólo de notas publicadas en sitios católicos -el Evangelio del día puede ser uno de ellos- sino también de notas difundidas en medios periodísticos locales en la que aparezcan noticias en las que haga falta introducir comentarios constructivos y que muchas veces pueden aclarar una noticia desinformativa sobre la iglesia.


El discurso kirchnerista resumido en un cuadrito


lunes, 10 de febrero de 2014

Crítica constructiva a las respuestas de medios católicos al reclamo de la ONU sobre abusos y más

Un análisis que nos lleva a un profundo replanteamiento de cómo deberían comunicar los medios católicos y el mismo Vaticano. Ideas para poner en práctica.

El mundo no es como se ve desde el ámbito católico, ya sea desde una familia común y corriente mendocina (que va a misa y el ejemplo de Jesús en los pequeños detalles se vive adentro de la casa), como también de los ámbitos parroquiales y de arquidiócesis y evidentemente también, desde los medios católicos.

Hay un tipo de reacción -difícil de configurar, por cierto- que debería empezar a trabajar los medios católicos, que no consista en hacernos ver que Naciones Unidas integra un plan demoníaco para acabar con el cristianismo. El Vaticano no lo expresa ni ahí -la nota escrita por el portavoz Federico Lombardi es una respuesta escrita con mucha altura.

Lo que he visto en estos últimos días, desde que ocurrió el reclamo de Naciones Unidas, una serie de artículos en medios católicos como queriendo decirle a esa organización ¿y vos qué autoridad moral tenés para hablar del tema abusos? y -a modo de discusión matrimonial-, "vos sos un mal marido", dijo ella y él, en lugar de escucharla y esperar a que baje la espuma, directamente le responde "y vos la peor de las esposas".

En los cursos prematrimoniales que damos los católicos en distintas parroquias y movimientos específicos, como Encuentro Católico Matrimonial, enseñamos a dialogar de una manera sana, constructiva y sin agredirse mutuamente. La respuesta de la noticia de la ONU por parte de muchos medios católicos fue la de una mujer histérica.

Veamos, por ejemplo, los siguientes títulos:

- A la ONU dile no
Enérgica reacción del Vaticano a informe ideológico de la ONU sobre derechos del niño
Liga Católica en EEUU: Informe malicioso e impreciso de ONU contra Vaticano no tiene fundamento
Desde México líderes pro-vida rechazan aborto y cultura de muerte impulsada por la ONU
- «El informe de la ONU es ideológico y sesgado», dice el vaticanista del New York Times
El dedo acusador de la ONU hacia la Iglesia
Informe demagógico de la ONU contra la Santa Sede y el catolicismo: Donahue e Ivereigh lo refutan
- Un informe tramposo pero muy oportuno

Por otra parte grupos católicos como Hazte Oír, que en España están haciendo buena campaña para frenar el aborto, lanzó esto:

- No a la pederastia y las violaciones de niños de la ONU
Es una campaña que denuncia, entre otras, cosas los abusos sexuales de los cascos azules en distintos puntos del mundo.


Mientras que otra organización que promueve la defensa de valores cristianos, como ArgentinosAlerta.org, lanzó esta campaña para adherir firmas: Ban Ki-moon aspira al papado. #InjerenciaNO

Menosprecio por publicar "porquerías"

También hay cosas para analizar y cambiar, por ejemplo, anoche vi el programa Cara a Cara, que dirige Alejandro Bermúdez por EWTN, informando a la gente sobre los medios católicos y la información sobre el Papa. En un momento dijo que los medios "seculares" publican muchas "porquerias" del Papa.

No es bueno denominar "medios seculares" a la prensa que no es católica ni religiosa. Mejor llamar a cada cosa por su nombre. Yo soy Mario y me llamo Mario. No sería bueno que me llamen el hombre secular o el hombre religioso. "Secular" es un término que a mi me suena despectivo, porque secular sería algo así como "no creyente", que no confía en Dios, que es la Verdad, por lo tanto son medios que no van a estar enteramente en la verdad porque niegan a Dios, que es la Verdad. Sin embargo, los medios "seculares" fueron los que destaparon los casos de abusos sexuales perpetrados adentro de la iglesia. En fin, más allá de esta discusión, el tema de fondo es usar la certeza de que Dios nos apoya para ubicarnos como parámetro de la verdad, de lo que tiene que ser. Y lo concreto es que en los medios "seculares" hay muy buenos periodistas y profesionales de la comunicación que sinceramente buscan la verdad, aman la verdad y trabajan por la verdad.

En fin, esto lo cuento como periodista católico practicante que se desempeña desde la periferia, es decir, desde la experiencia de redacciones donde abundan agnósticos, ateos y cristianos tibios, para decirlo con claridad.

Y mi conclusión es que yo no me siento más que ellos, sino que todo lo contrario. O me dedico a gritar a todas voces como hacen los de ArgentinosAlerta.org o me miro para adentro y veo si Jesús está adentro de mi y luego, como propuso Chiara Lubic, empiezo a ver a Jesús en medio de mis colegas. ¿Y qué encuentro?

Algunos son anticlericales decididos pero en el fondo desean ser queridos y también dar amor. Pero hay otros que escriben notas que realmente le dan con todo a la iglesia católica, pero ellos son como Saulo a punto de convertirse en San Pablo: son periodistas que buscan a Dios, aunque se empeñen en negarlo.

Qué hacer

Hacer el cielo en la tierra. Esto es enviando luz en lugar de mostrarnos ofendidos. ¿Cómo se envía luz?

- Se envía luz mostrando en los medios católicos a la familia cristiana y no sólo lo que hace el Papa y las opiniones de un grupo de obispos:  hace falta que esos medios muestren lo que hacen Focolares, Opus Dei, Carismáticos, Encuentro Matrimonial, Franciscanos, Dominicos, Jesuitas y mucho más. El Papa dijo que los jóvenes parroquianos tienen que hacer lío y en EWTN no hay ni un programa que muestre a jóvenes reunidos en su parroquia, en vivo y en directo, del modo que un televidente le haga decir "che, yo quisiera estar allí". Tampoco tiene un programa que muestre cómo muchos focolares viven el ideal de la unidad, como tampoco un reflejo editorial de la publicación Ciudad Nueva. Quizá algo hay, pero muy muy poco. Entonces sería bueno convocar a todos los movimientos católicos y que se expresen en la prensa católica: que publiquen allí lo que hacen. Seamos familia. No hablemos sólo de papá, mamá y los tíos.


- Se envía luz contestando directamente a la ONU "pronto enviaremos más documentos e información sobre los abusos, que el X% de los casos los sacerdotes implicados ya fueron denunciados y condenados a prisión, que el X% de las denuncias hechas en todo el mundo resultaron falsas, según determinó la justicia de cada país. Y por último, así como ustedes nos proponen que apoyemos el uso de preservativos y aborto, nuestra respuesta es que siempre defenderemos el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte. Y ponemos a su disposición toda la documentación necesaria que fundamenta esta postura, en favor del bien común". Y listo, acabado ese tema.

- Se envía luz publicando al instante las fotos y mensajes del Papa en los Ángelus del domingo, para que se den a conocer antes que las agencias de noticias.

- Se envía luz si la Oficina de Prensa del Vaticano nombra para cada idioma un especialista que responda a la prensa mundial sobre temas abusos, otro que responda al mundo sobre matrimonio entre personas del mismo sexo, otro que responda al mundo sobre por qué los curas no pueden casarse y sobre todo, uno que responda al mundo sobre el tema lavado de dinero en el banco del Vaticano. Poner a su disposición teléfonos, mail y un modo de contacto rápido, para que a la hora de que un medio de comunicación toque ese tema sea fácil publicar la contrapartida. Una vez, un periodista anticlerical me dijo que no sabia a quién consultar cuando publicó un duro informe contra el Vaticano por el tema de las maniobras de dinero. Y tenía razón: no podemos acusar a los medios "seculares" de manipular si nosotros mismos no tenemos especialistas para responder esos temas.

¿Y por qué enviar luz?

Porque yo creo que en el fondo el que golpea a la iglesia corre el riesgo de ser un Saulo a punto de convertirse en San Pablo. Y también porque ya no alcanza con la luz que tenemos guardada adentro de casa (¿se entiende la expresión, no?)

Luz, luz, luz. La realidad es luz en cuanto a verdad. Pero la primera mirada a Jesús será luz. De eso se trata.

Cuando veo el lenguaje que utiliza ArgentinosAlerta, en algunos casos HazteOir y organizaciones provida (como también en artículos de medios católicos citados en esta nota), lo que menos veo es luz.

Quizás porque la luz se ve sólo saliendo a la periferia, con la Iglesia y los medios católicos en la calle.


Aclaración final:  por Twitter le escribí al director de Aci Prensa, Alejandro Bermúdez, para que leyera este post. Tras recibir su respuesta, del que le agradezco, quiero aclarar que si se entendió que quise decir que "toda la prensa secular escribe porquerías de lo que dice la iglesia" por supuesto que no es así, sino que algunos medios y periodistas. Lo que es mi opinión sobre aborto, abusos y otros está de más aclararlo, lean todo este blog y hasta yo mismo he perdido un trabajo en un diario por pensar así. Pero también aprendí a cómo se debe hacer las cosas en una redacción "secular": con la misma letra pero con una música más afinada. Por último, adhiero, felicito y agradezco lo que hace HazteOir, pero no es necesario ser provocativos -lanzando No a la pederastia y las violaciones de niños de la ONU pocos días después de que esa organización le enviara un reto al Vaticano (está bueno para hacerlo en otro momento, porque hacerlo ahora significa que "no me grites que yo te voy a gritar más fuerte así tu grito que me hunde no se escucha"). Esa forma de dar mensajes (algunos mensajes) se percibe en una Redacción común como fundamentalista, entonces hace falta decir lo mismo con otras palabras, trabajar más la comunicación y no decir las cosas en caliente. Concretamente (no es muy complicado, por cierto) a decir las cosas con Jesús en medio y como si lo dijera Jesús.



jueves, 6 de febrero de 2014

La Iglesia en las noticias: la verdad (y no los medios) es el parámetro de la objetividad

Un periodista está acostumbrado a filtrar la mentira: inflación oficial vs inflación real, la denuncia policial de la víctima vs lo que dice la justicia, lo que dice el gobernador vs lo que dice un opositor y los datos reales, y así en forma permanente.

Ante esta situación, el periodista, automáticamente, ubica al medio en que trabaja como parámetro de la objetividad, es decir, de lo más aproximado a la verdad.

Esto es válido cuando hay ética.

Sin embargo, en lo referente a iglesia católica, existe un filtro invisible que muchos periodistas no advierten y del que se apoyan para sostener la objetividad: la ideología.

Lo que he visto ahora y a lo largo de los años en que llevo trabajando en los medios es que los (muchos) periodistas no le creen a la iglesia católica. Por ahí sí ahora al papa Francisco -que está logrando ser un puente- pero a la iglesia no la consideran una entidad confiable. Y ese prejuicio tiene un punto de partida manipulador, de por sí: su propio agnosticismo o ateísmo. Como ser agnóstico y ateo conlleva en la mayoría de los casos ignorancia de lo que hace la iglesia hoy y del sentido trascendental del mensaje cristiano -y sobre todo de lo más básico, que es vivir el amor al prójimo y a los enemigos para que todos seamos uno, como dijo Jesús- es que perciben al Vaticano como una institución oscura, llena de secretos e hipocresía.

También hay que aclarar que ser agnóstico o ateo implica un "no" en primera instancia a la iglesia, que luego se traduce también en el filtro invisible para construir la noticia. No es una hipótesis de mi: lo veo a diario en las redacciones.

Por supuesto que hay que descartar en esta selección al periodista "bueno", es decir, al éticamente bueno, al que más allá de su creencia entiende como parámetro de objetividad a la realidad y no a lo que los libros y los profesores de sociología y de ciencias políticas le dijeron que una cosa era.

Aclaremos que este diagnóstico por igual le cabe al que ve a la izquierda como un sinónimo de Montoneros y ERP. Pese al intento de hacer una mirada amplia muchos siguen con esa carga prejuiciosa de fondo.
Ayer pasó (y me tocó de vivir de cerca) una noticia sobre la iglesia en la que admito que me sorprendí para mal (y me decepcioné mucho) por cómo el periodismo (por culpa de las agencias de noticias de un lado y de los prejuicios, por otro) manipularon un tema de iglesia.

Concretamente, Naciones Unidas por primera vez blanqueó ante la iglesia su política de fomentar el aborto -criticado más por referentes católicos que por el Vaticano mismo-. En un documento, además de exigirle a la iglesia católica que acepte el aborto -lo que implica desechar todas las citas del Antiguo y Nuevo Testamento en que implícitamente se refiere al derecho a la vida, de un modo tardío (lo tendría que haber hecho, al menos, hace cinco años) condenó el silencio del Vaticano ante los casos de abusos sexuales a menores (los ocurridos en Irlanda fueron los más evidentes).

La oficina de prensa del Vaticano respondió rápido: sobre la exigencia de reveer su postura del aborto le contestó que Naciones Unidas no puede interferir en las cuestiones religiosas y sobre el tema abusos, simplemente le aclaró que se está encargando del tema.

Como el comunicado fue formal metió la pata en un detalle chico, pero gigantesco: no aclaró que cuando se refirió a interferencias en cuestiones religiosas se refería a aborto (y políticas familiares) y no al tema abusos.
Consecuencia: casi todos los medios vincularon el tema interferencia religiosa al asunto abusos, dando a entender un mensaje confuso y a la vez, muy manipulador: el Vaticano no quiere que se meta Naciones Unidas en su política de abusar a menores.

Esto se habría arreglado de una manera sencilla: poniendo la palabra "aborto" cuando se refería a meterse en cuestiones religiosas.

El error de fondo fue hacer un mismo mensaje para Naciones Unidas y para la prensa mundial.
Otro error es que en los medios en que se difundó esta noticia, los mismos católicos que leyeron la noticia no se metieron al espacio de los comentarios para aclarar ésto. Ya es hora de que los 1.200 millones de bautizados en el mundo se conviertan en católicos practicantes. La prensa digital ofrece esa alternativa y puede que un moderador de comentarios con sentido ético logre aprobar esa aclaración.
Para cerrar, hubo medios en que sí pusieron todo, y son las noticias más difíciles de leer porque lleva tiempo. Pega más (y esto no es una intención manipuladora, sino algo que ya viene en el ADN del periodista de la prensa digital) es que los títulos realmente digan algo (persuadan) y la noticia sea explicada con la menor cantidad de palabras. Todo esto juega en contra a la hora de expresas argumentos completos.

También vale aclarar que nadie se tomó la molestia en investigar si Naciones Unidas puede hacerle una bajada de línea sobre aborto a una nación considerada religiosa, como es Vaticano; si puede meterse tan deliberadamente en algo que implique cambiar reglas básicas, como el del derecho a la vida. Es un caso extraño para ser analizado por especialistas. Se supone que ONU protege la independencia de los países.Suena contradictorio este hecho. También vale aclarar que ningún medio publicó la reglamentación específica hecha por Benedicto XVI para el tema abusos y del que la iglesia en el mundo se rige ahora.

En lo que hace a agencias de noticias, BBC Mundo es una muy usada por medios argentinos y omitió completamente las bajadas de línea de Naciones Unidas sobre aborto, homosexualidad y anticonceptivos al Vaticano.

Aquí el título y bajada del diario español La Información cuestionan a la iglesia, pero separan el tema abusos y aborto/anticonceptivos/etc:

Aquí El Comercio de Lima dice lo cierto, pero en lugar de poner "haber protegido", al colocar "proteger" (porque el espacio no le da para más) manipula completamente la noticia, ya que omite lo que el Vaticano viene haciendo en los últimos años:


El mejor título lo hizo La Capital de Rosario:



Y los siguientes títulos/bajadas se los dejo al criterio de ustedes:





Está claro que la irritación del Vaticano fue por de exigir el ok del aborto, más que por el caso de los abusos.

Se entiendo que es difícil hacer un título cuando te basás solamente en un cable. Lo que salta otro asunto: la necesidad de saber del tema y de no titular con el criterio a contrarreloj, solamente.

A la vez sucede algo que si no se maneja con equilibrio y ética puede resultar peligroso: el católico es una persona con fundamentos que parecen irrefutables y por lo tanto, cae en el riesgo de no ser independiente, porque esos fundamentos están en todos los temas polémicos de la actualidad; mientras que al agnóstico se lo percibe como alguien más independiente porque puede criticar a la iglesia y además a lo que nadie criticó durante siglos, que es a las religiones.

Por eso es que cuando aparezca este debate la respuesta ideal para decir es que existe un solo parámetro de la objetividad, que es la verdad. Y la verdad es la realidad, lo que pasó. Y lo que pasó es lo que dijo esta fuente y esta otra fuente, no una sola.